El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, visitaron este sábado la sede del Pentágono, uno de los objetivos de los atentados del 11-S hace veinte años, y rindieron un solemne homenaje a las víctimas del ataque.

Después de asistir por la mañana al acto en la zona cero de Nueva York y de depositar una corona de flores en el campo de Shanksville (Pensilvania), donde se estrelló otro de los aviones, Biden y la primera dama, Jill, llegaron por la tarde a la sede del Departamento de Defensa, en Arlington (Virginia).

Allí les esperaban Harris y su esposo, Doug Emhoff, que se dirigieron junto a ellos a una corona de flores dispuesta en honor a las 184 personas que perdieron la vida cuando el vuelo 77 de American Airlines impactó contra la fachada occidental del Pentágono hace veinte años.

Ninguno de ellos hizo declaraciones, pero los cuatro se tomaron las manos y hablaron entre ellos frente a la corona de flores.

Después, se dirigieron hacia una placa con los nombres de las víctimas del ataque al Pentágono, acompañados por el secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, y el jefe del Estado Mayor conjunto, el general Mark Milley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here