«EUA plantea a México un plan para restringir los viajes no esenciales a través de la frontera compartida en respuesta a la pandemia de COVID-19.

Ello afectará el comercio intrarregional ya que cada minuto México exporta a la Unión Americana mercancías que equivalen a un millón de dólares.

De igual forma dañará el comercio fronterizo ya que a diario cruzan la frontera 775 mil mexicanos a consumir, estudiar o trabajar «al otro lado».

Además, provocará una caída en la producción de la empresa IMMEX afectando las cadenas de valor de cara a la entrada en vigor del TMEC donde la producción industrial de Washington tendrá un efecto negativo.»

Este es el análisis de José Ignacio Martínez Cortés, coordinador de LACEN-UNAM y profesor del CRI-FCPyS en El Financiero- Bloomberg.