Carlos Rivera

Atropellando los derechos laborales por la supuesta “austeridad republicana” que pregona la 4T, se recortó el aguinaldo a trabajadores del Senado de la República a quienes se les pagaba 45 días, y este año fueron sorprendidos con únicamente 30 días, es decir un mes.

Por si fuera poco, tampoco recibieron recursos de un fideicomiso establecido desde hace ya varios años por el ex senador priista Emilio Gamboa, el cual no genera gasto alguno al Senado de la República, pues lo único que tiene que hacer es administrar este dinero en beneficio de un tercero -trabajadores-, a quienes les toca una parte de este fideicomiso y que solo se entregó exclusivamente a empleados de base, quedando exentos de este pago los de honorarios y estructura.

En cuanto a los empleados de base, hubo quienes se llevaron hasta 140 mil pesos de aguinaldo, lo que significa, que su pago fue conforme a la ley sin recorte alguno, además del pago de la parte que les corresponde del fideicomiso antes mencionado.

El Senado aún no se ha pronunciado al respecto para dar una explicación a esta situación, sin embargo, el descuento que recibieron las personas que cobran por honorarios se debe a los ahorros decretados por la autoridad federal, pero, en el tema del fideicomiso no existe una razón justificable que avale el no pagar esta cantidad a los trabajadores, porque ese dinero tiene que ejercerse al ya estar estipulado.

Los más afectados en esta situación son las personas que cobran por honorarios, las cuales se encuentran muy preocupadas, pues definitivamente les descontaron días de su aguinaldo o no les pagaron ingresos que son obligados porque ya están solo para ejercerse, la cuestión es ¿Quién se quedó con ese dinero?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here