La consulta ciudadana realizada el pasado domingo entre las comunidades indígenas por las que transitará el Tren Maya no fue la única ni la última, pues el Gobierno federal prevé que, durante la construcción de la obra, surjan más conflictos locales, mismos que pretende resolver mediante más consultas.

Así lo informó Adelfo Regino, director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), que es la instancia rectora de dichas consultas a las comunidades maya, chol, tzetzal, tzeltal y tzotzil, entre otras, ubicadas en los cincos estados de la Península que conforman la ruta del tren.

El funcionario precisó que en la consulta del domingo se aprobó “en lo general” la construcción del megaproyecto; sin embargo, dijo que también se avaló un protocolo en el que se prevé la realización de “consultas específicas” para los tramos en los que no se cuente con el derecho de vía del tren y se tengan que realizar obras que afecten a las comunidades.

“Hay la debida garantía de que será respetado este derecho de vía y que no será dañada la integridad territorial y cultural de nuestros pueblos, de nuestras comunidades”, dijo en entrevista en Palacio Nacional.

“Y en el protocolo ha quedado establecido que, si hubiera alguna afectación específica en algún tramo, pues también se va a hacer una consulta específica, ya muy concreta, en la comunidad, el ejido en donde se pudiera eventualmente presentar alguna eventualidad de esta naturaleza”.

Fuente: Reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here