Arturo Suárez Ramírez

“El problema mayúsculo, el que nos ha obligado a salir a las calles y el que se encuentra en el centro de la atención pública es que buena parte de lo edificado por el Instituto Nacional Electoral se quiere destruir desde el Gobierno. Estamos aquí defendiendo nuestros derechos”, señaló el doctor José Woldenberg.

El exconsejero del Instituto Federal Electoral, ahora INE, como único orador en la llamada Marcha por la Democracia indicó que defendió a la institución con datos precisos y destacó que, desde la última reforma electoral, en 2014, se han disputado en los estados y la Ciudad de México 55 mil 336 cargos de elección popular.

“México no puede deshacerse sin contemplaciones del entramado federalista en materia electoral sin perder en eficacia y confianza; tampoco de los tribunales en materia electoral porque siguen siendo necesarios para mejorar el permanente litigio que acompañan las elecciones”, expresó.

Agregó que desde la reforma antes mencionada se han elegido 55 gubernaturas, 93 Legislaturas y cinco mil 932 Ayuntamientos. Tan solo el año pasado, resaltó que los Institutos estatales registraron 275 mil 424 candidatos locales. “Con tales números, les pregunto: ¿Es deseable y posible concentrar, centralizar y administrar ese universo político en una sola institución?”, cuestionó Woldenberg. 

Desde la Plaza de la República, al pie del Monumento a la Revolución, más de 200 mil manifestantes ataviados del rosa distintivo del INE y blanco, respondieron al unísono en defensa con un rotundo ¡No!

José Woldenberg comentó que en la diversidad y pluralidad del país radica parte de la riqueza de la nación y por ello conminó a garantizar su expresión, coexistencia y competencia civilizada, y es en ese escenario en el cual elecciones auténticas, libres y equilibradas resultan insustituibles.