En dos semanas, en Iztapalapa se habrían distribuido más de 10 millones de litros de agua como parte de su campaña emergente para combatir el desabasto ante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

A través de la Dirección de Servicios Urbanos, la Alcaldía informó que cuentan con un total de 198 pipas de 10 mil litros cada una, 163 propias y 35 rentadas, con entre 5 y 6 viajes por unidad, lo que permitiría alrededor de mil viajes diarios.

De las 13 coordinaciones territoriales de la demarcación, las que reportan mayor afectación son Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, Ángeles Agrarista, Santa Martha, Santa Cruz Meyehualco, San Sebastián Texoloxtitla y San Miguel Teotongo.

De acuerdo con Eunice Bravo, Jefa de Unidad en la Coordinación Quetzalcóatl, el servicio de pipas se realiza de dos formas: en los lugares más vulnerables por medio de «barrido», o casa por casa, y a petición de los vecinos.

«Trabajamos por zona, cada día le toca a una diferente y abarcamos toda la manzana. Por ejemplo, a Hank González les toca el viernes y lunes, luego a Polvorilla, El Triángulo y Arboledas, que son las que tienen mayor afectación», indicó Bravo.