El polvo del Sahara podría incrementar la mortalidad en personas que padecen enfermedades respiratorias crónicas, declaró el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

En la conferencia sobre el coronavirus en México, el funcionario expuso que la nube de polvo del Sahara afectará en la Península de Yucatán, un fenómeno que ocurre cada año, y abundó sobre sus características.

Las partículas (del polvo) tienen un tamaño de entre 2.5 y 10  micras, que son las partículas respirables. Entonces efectivamente estas partículas respirables entran o pueden entrar por nariz y boca al momento de respirar y alojarse en la tráquea, en los bronquios, o llegar incluso hasta los terminales, los bronquiolos y los alveolos de los pulmones”, explicó.

De esta forma, el polvo del Sahara puede aumentar la mortalidad en personas con enfermedades respiratorias crónicas y cardiacas crónicas, tales como EPOC, bronquitis crónica, el enfisema pulmonar y el asma.

Este incremento de la mortalidad ha sido descrito en múltiples estudios epidemiológicos, en relación con la contaminación ambiental”, añadió López-Gatell Ramírez.