Muchos de nosotros no le damos la importancia que merece, pero nuestra manera de pisar al andar, correr y saltar tiene una incidencia directa sobre nuestra propia salud. Especialmente en nuestro sistema muscular y osteomuscular. O lo que es lo mismo en zonas localizadas como el tobillo, la rodilla, la cadera y la columna.

Por todo ello, si gozamos de una pisada correcta y equilibrada, el peso de todo nuestro cuerpo quedará perfectamente distribuido, de forma uniforme, en nuestro apoyo plantar. Y es que nadie está libre de las temidas lesiones. Un calzado inapropiado y una alineación incorrecta del pie pueden derivar en una variada lista de problemas físicos, tales como: sobrecargas en los gemelos, rotura de ligamentos, lumbalgias y esguinces, entre otros.

La calidad de vida se puede mejorar mediante una buena manera de pisar. A lo largo de los años, nuestra forma de pisar, unido al uso de un calzado inadecuado, puede ocasionar multitud de lesiones. Para solucionarlo, la podología y la biomecánica se han unido a la innovación tecnológica para el diagnóstico, diseño y fabricación de plantillas personalizadas.

Para conocer más sobre este tema, me fui a visitar a la doctora Blanca García Cué, médica deportiva y ortopedista de UltraMed, una clínica especializada en medicina del deporte, ortopedia, posturología, ergonomía y rehabilitación con 15 años de experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here