Miguel Ángel López Farías

Fue hoy por la mañana, en el equipo de producción y el editorial de este espacio nos hicimos la siguiente pregunta: ¿Qué es lo bueno, lo rescatable de este año para la Cuarta Transformación?, dos, tres propuestas, y el tiempo paso, nada salía de las mentes de los que hacíamos este esfuerzo por colocar sobre la mesa alguna pila de resultados aceptables.

Cuesta, cuesta mucho, en el mas franco y abierto ejercicio por convencernos sujetos a números palpables, medibles sobre que tan efectivo estaba siendo este gobierno, le digo, solo tres, con fórceps , tres líneas nos brotaron: el programa «jóvenes construyendo el futuro» y que consiste en brindar becas, dinero a chavos que sin tener trabajo y haber concluido la escuela se les canaliza a centros laborales para que comiencen a formar una vida productiva en distintos ámbitos, estos chavos reciben una beca de 3 mil 600 pesos mensuales y como sea, significa en muchos casos una paga superior a la que muchas empresas, en actitud leonina, realizan a sus empleados.

La iniciativa del presidente AMLO vino a auxiliar a cientos de miles de jóvenes. repito: como sea , este apoyo representa una bocanada de oxigeno en medio de severas crisis económicas domésticas.

Otra, la disminución de los grandes salarios a servidores públicos, durante años, el ser director, jefe de oficina, secretario de estado o sub secretario significó no solo una apoyo de ganancias quincenales debido a los bonos, premios, pagos de hora extra, el consabido pago de base y un largo etcétera de emolumentos que generaban uno de los abismos de ingresos mas injustos entre un burócrata de bajo perfil y sus jefes.

El que se haya tasado una nueva regla de ganancias le brinda cierto piso parejo, y aunque claro, no soluciona en problema real de los que llegan a los grandes cargos de la función pública esa otra gran bolsa que representan los negocios que una oficina de contratación de obras o servicios puede significar.

En este momento, muchos sub secretarios de comunicaciones, muchas áreas del metro o de las instancias que a usted se le antojen se encuentran realizando las mismas practicas que tanto señalaron del pasado, por ello, seria bien irles revisando las cuentas bancarias a ellos y a sus parentelas, los cuales ya supieron lo que es frotarse las manos en una de sus mejores navidades.

Y esto nos lleva al tercer punto y que tiene toda la relación con lo que expreso sobre el mundo de los cochupos en el gobierno, el de la corrupción; una de las principales banderas del presidente ha sido esta, montado en una cruzada es que se lanzó a combatir a los molinos de viento de esos ladrones de cuello blanco que tanto daño han causado al país, y claro que si, la corrupción es uno de los mayores cánceres, y más cuando se trata del mundo de una clase política, que desde distintos signos partidistas aprendió a vivir y muy bien de los veneros que ofrecen el tener contactos y contratos, puertas que se abren para solo unos cuantos y que de la noche a la mañana son capaces de transformar a quien vivía en una casa de interés social a uno que es capaz de contratar a los ángeles azules para los quince años de su hija, la corrupción a niveles de escandalo en el sexenio pasado, se sabían de los excesos y cada vez mas los casos se apilaban con un nivel de impunidad que termino por abrir la aduana a Morena en su aplastante triunfo, AMLO ha hecho bien en ir por algunas de las cabezas mas representativas de esos tiempos.

El avance es significativo, nadie podrá quitarle a el presidente la medalla de que a diferencia de sus antecesores, él si decidió hacer algo más que pirotecnia, eso, sin olvidar que uno de los prietitos en el arroz es que otorgó o empujó la libertad de Elba Esther Gordillo, un personaje que sin duda , le ha acarreado mas dolores de cabeza que noches tranquilas.

Este 2019 significa uno de los paseos mas angustiantes por esta feria similar a la Chapultepec, en donde nada ha garantizado que el trenecito no se salga de las vias, lo rescatable es poco, muy poco, pero tiene peso, falta que esos grandes rubros que aun no son redirigidos encuentren una mano mucho mas sensible, inteligente y eficaz para que el 2020 se convierta en algo mucho mas saludable para la paz nacional, el presidente, sus mejores hombres y mujeres han tenido una curva de aprendizaje para olvidar, pero hacer que las cosas sean distintas significaría que aprendieron a rectificar, que el propio mandatario es capaz de dejar de escucharse a si mismo y comenzar por aceptar que no siempre tendrá la razón, ni siempre saldrá vencedor de sus cruzadas.