Miguel Ángel López Farías

Ya en serio, ¿alguien se puede decir asombrado por la fuga de tres reos del reclusorio sur? ¿No acaso son los centros penitenciarios de la ciudad los mas comprobadamente útiles para el desatrampe y la corrupción? ¿No acaso operan desde dentro verdaderos consorcios del crimen que mueven millones de pesos por la vía de la extorsión? ¿Quién cree el cuento de que son de verdadera ” readaptación social”? ¿Dónde se mueve más droga y alcohol que en la colonia más peligrosa de la capital que una prisión chilanga?

Digo, ¿los del Cártel de Sinaloa decidieron dejar la comodidad de sus suites y darse a la fuga por que los iban a llevar a los Estados Unidos, pero si fuera por ellos se quedarían dentro de sus habitaciones VIP sin ser molestados y sin correr el riesgo de que los maten en la calle alguna banda criminal contraria?

Salieron por que en una de las cárceles de México todo se puede comprar, porque los directivos, solo sirven para mostrar cierto maquillaje de administración y gobierno, pero en realidad las tripas de las celdas son movidas por otras leyes, las que los convictos crean y operan, ¿quieres un celular? En tal pasillo, de tal cárcel lo venden, y si sabes fingir la voz y tienen facilidad de palabra, hasta con dotes de actuación te llevan a sus filas de los Call Centers y a provocar terror entre los ciudadanos.

¿En serio se pueden decir asombrados en el equipo de Sheinbaum? Doña Claudia está recibiendo un duro baño de realidad en donde los filos de varias navajas van lacerando sus aspiraciones presidenciales, sea por el lado de los de la Unión Tepito o la desbordante delincuencia que va desde el robo de llantas hasta el de casas habitación por no mencionar lo que en el transporte público ocurre.

Y como cereza de pastel se largan por la puerta grande los amigos del Chapo y que como mal fario son de la misma playera que Ovidio, el consentido de Culiacán y al parecer, clientes frecuentes de esta 4T, pero eso queda para los malquerientes de este gobierno, lo real es que el sistema penitenciario de la ciudad de México es un alegre jardín de niños con credenciales delictivas y que llevan años tomando la medida a todo tipo de gobiernos, sean priistas, perredistas y ahora de morena.

Tan es así que el mismo personaje Hazael Ruíz, director de este sistema capitalino no ha dejado la silla desde hace décadas, como líder sindical perpetuo, ¿A qué costo? Pues por mantener por debajo de la mirada publica una de las latitudes más escabrosas de esta sociedad, que es el mundo de las prisiones y sus figuras torcidas de autogobierno.

Se fugaron tres empleados de medio pelo del crimen, y esto es posible después de saber que el Chapo entraba y salía con alfombra roja cuando se le pagaba la gana, el punto negro en esta novela no es el membrete de la marca Sinaloa, sino lo poroso y ruin del sistema de prisiones en México, por ello, decirse asombrados a estas alturas de que otra raya más al tigre se dé, pues no es más que la aplicación del autobullying a una administración que francamente ha perdido a su piloto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here