Lejos de afectar su operatividad, la pandemia de COVID-19 fue el pretexto perfecto de las organizaciones criminales mexicanas para aumentar los precios de las drogas que comercializan en Estados Unidos, halló un reporte de la Administración de Control de Drogas​ (DEA).

En su Evaluación Nacional de Amenazas de las Drogas 2020, la DEA aseguró que los cárteles mexicanos siguen siendo la mayor amenaza criminal relacionada con las drogas en Estados Unidos.

Describió que estas organizaciones son cada vez más responsables de producir y suministrar fentanilo al mercado estadounidenses, impulsados por China, país clave en el abasto de precursores químicos.

Las muertes por intoxicación por drogas y las incautaciones de metanfetamina han aumentado considerablemente a medida que las organizaciones criminales transnacionales mexicanas aumentan la disponibilidad de la droga y expanden el mercado interno”, expuso el informe.

La DEA señaló que durante la primera mitad de 2020 las restricciones de viaje y cierres fronterizos y de negocios plantearon desafíos para el movimiento de drogas, sin embargo, los cárteles mexicanos no se vieron ni se verán afectados a largo plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here