Por supuesto que hay mundos.

¡Millones de ellos!

 Cada estrella que ves tiene mundos,

y la mayoría de los que no ves.

Isaac Asimov

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Aquí se lo he dicho, lo que pudo ser un ejercicio verdaderamente de comunicación circular como el presidente López llama a su conferencia matutina, se transformó en un patético talk show de baja calidad y deprimente espectáculo. El 4 de agosto del 2021, la encargada de la sección “Quién es Quién en las mentiras de la semana”, Ana Elizabeth García Vilchis nos regaló el momento en el que se inmortalizó en la corta historia de la 4T, una frase que engloba la estrategia de comunicación, la vocera quiso desmentir la primera plana del periódico Reforma sobre el alza de tarifas de la CFE y se aventó a decir “no es falso, pero se exagera”.

Así se la han llevado, negando la realidad, aunque se les presenten las evidencias descalifican como mantra, repiten una y otra vez que la culpa es de los gobiernos neoliberales, no asumen su responsabilidad como gobierno que son desde hace casi cuatro años. Pero lo más grave es que no se desterró a la corrupción y vivimos un alto grado de impunidad, se falló en aquello de pacificar al país y los muertos se cuentan por miles en el sexenio de los más humanistas. ¿No es falso, pero se exagera?

Cuando inició la pandemia por el SARS-CoV-2, López Obrador llamó a seguir saliendo y abrazarse, mientras Hugo López-Gatell desestimaba las proyecciones y políticas de cerrar fronteras de otros países, dijo que la fuerza del presidente no era de contagio sino moral, que eran desproporcionadas las críticas y las manifestaciones en contra del gobierno, pero el rigor metodológico de los números los desarma, hasta hoy van más de 325 mil fallecidos por esa causa, pero podría ser lo doble porque todavía no se hace el conteo final. ¿No es falso, pero se exagera?

Nadie en plenitud de sus cabales puede estar a favor de la corrupción y López Obrador tuvo todo el apoyo para terminar con ese mal que ha consumido a los políticos que llegan al poder, así se abanderaron e iniciaron una limpia desordenada por la lista de proveedores del pasado, se acusaba que se enriquecieron por la corrupción en el sistema de licitaciones, pero ninguno fue a la cárcel. Con ese pretexto se reinstauró el amiguismo y poca claridad con la asignación directa, solo porque el inquilino de Palacio Nacional o sus cercanos perdonaban sus pecados. Pero el asunto se complicó por el desabasto que llevó a la muerte a por lo menos mil 600 niños que no recibieron sus tratamientos contra el cáncer. El discurso fue que se estaba exagerando, pero de nuevo la realidad los desnudó. ¿No es falso, pero se exagera?

Lo mismo dijeron que eran exageraciones los videos que muestran a Martín y Pío López Obrador recibiendo dinero en sobres, el carrusel del secretario particular del presidente depositando dinero en el banco, las casas de Bartlett, las propiedades de Irma Eréndira, las de Ricardo Sheffield, los contratos de Zoé Robledo con el IMSS, el espionaje, el amiguismo y “la casa gris” de José Ramón López Beltrán. ¿No es falso, pero se exagera?

En estos días personajes como los políticos Porfirio Muñoz Ledo, Francisco Labastida Ochoa, las periodistas Anabel Hernández, Carmen Aristegui y otros, han mencionado la posibilidad de que la administración de López Obrador mantenga un pacto con el narcotráfico. Obviamente el Pejelagarto ha querido desmarcarse apelando a la poca autoridad moral que estos personajes tienen, pero, aunque no tuvieron ni una minucia de esa moralidad no necesariamente están mintiendo. ¿No es falso, pero se exagera?

Se debe dudar del asunto, claro que sí, sería gravísimo de ser cierto, pero como en los casos anteriores hubo mucho ruido y ningún desmentido, la palabra de López Obrador ya no alcanza para con una simple negación zafarse del tema, aunque como dice la vocera del vocero podríamos estar frente a un caso de “no es falso, pero se exagera” … pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

Comunistas, no racistas, no clasistas, enemigos del neoliberalismo, se dicen superiores morales, viajan a Cuba, pero prefieren jugar en la Vegas, tienen autos de lujo… Si, adivino son las actitudes del compañero Noroña.  

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.