Comprendí que no podría

huir de los recuerdos;

que estaba rodeado por ellos.

Milan Kundera

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Luego del proceso electoral y en pleno recuento de los daños para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la recomposición en la Cámara de Diputados de la 4T, se presenta la visita de Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos y una de las lecturas que se puede hacer a ese evento, es dictar las directrices de la agenda para la segunda parte del sexenio más desordenado de la historia del siglo XXI, y claro los vecinos tienen intereses en nuestro territorio.

Hace unos días estuvo en nuestro país el mismísimo director general de la Agencia Central de Inteligencia, William J. Burns, según difundió el Gobierno de México, vino a preparar la visita de Kamala Harris, información difícil de creer pues la CIA no se encarga de esos asuntos y es inusual que un funcionario de tal envergadura llegue antes, quizás no hay confianza en lo que representa la 4T en seguridad para EU, sobre todo en la línea fronteriza.

Déjeme recordarle que López jugó sus cartas a favor del ex presidente Donald Trump, participó activamente en su campaña y eso obviamente no lo vieron bien los demócratas, además el único viaje que ha realizado el tabasqueño al extranjero fue a la Casa Blanca. Pero lo más importante es que convirtió a la Guardia Nacional en una extensión de la migra para corretear indocumentados desde nuestra frontera sur y hasta la norte, eso generó críticas internacionales y de casa, se les acusó de perder la dignidad, pero no había de otra porque no lo entienden, era aceptar o dilatar la firma del T-MEC.

El gobierno de Joe Biden no va a cambiar la política migratoria, como no lo hizo el anterior presidente demócrata y premio Nobel de la paz Barack Obama, por el contrario, van a buscar endurecer las medidas y si se puede desde Chiapas mejor. Pero tampoco hay que olvidar que la tensión entre ambas naciones sigue escalando, por ello no hay que olvidar las declaraciones del jefe del Comando Norte ante la Comisión de Asuntos de las Fuerzas Armadas del Senado de EU, quien dijo que entre 30 y 35% de nuestro territorio está bajo control de organizaciones criminales y la carta del gobernador de Texas para que estas sean declaradas como terroristas, obviamente no le gustó a López Obrador, pues se trata del fracaso de su política pírrica de “abrazos y no balazos”.

El inquilino de Palacio Nacional ha buscado por todos los medios pescar pleito con el vecino del norte, así mandaron una tarjeta diplomática pidiendo una explicación de porque la embajada de Estados Unidos da dinero para financiar a organizaciones de la sociedad civil como Artículo 19 y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, dos de los que critican a la 4T, la respuesta fue contundente que lo van a seguir haciendo, lo que nos muestra que las preocupaciones del vecino son más profundas que entrarle al juego de López.

Kamala Harris viene al país apenas dos días después del proceso electoral que le dejó pérdidas al tabasqueño, aunque no nos guste y menos al Ganso, estará para señalar cual será el camino, les preocupa el vecindario y el comportamiento de López Obrador que da pinceladas de dictadorzuelo… Pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

Pérdida de alcaldías, diputaciones, más la desgracia del Rébsamen y la Línea 12 se le complican sus sueños a Claudia Sheinbaum.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here