Pobre México, tan lejos de Dios

y tan cerca de Estados Unidos.

Frase atribuida a Porfirio Díaz.

Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos lectores, muchas gracias por su tiempo para la lectura de la presente columna publicada en tan prestigiado medio de comunicación. En la elección pasada en los Estados Unidos, Donald Trump usó como piñata a nuestro país y un discurso incendiario y de odio contra los latinos, desafortunadamente la estrategia le dio resultado y sorprendió al mundo, ¿cómo diablos un imbécil llegó a la Casa Blanca?

En octubre del 2016, el entonces presidente Enrique Peña Nieto cometió un error más al abrirle la puerta y recibirlo con honores, como si fuera jefe de estado. La gran idea se le ocurrió a Luis Videgaray, el hombre más influyente de su gobierno, tanto en México como en Estados Unidos. Peña y sus secuaces le hicieron el trabajo sucio, Donald Trump los ninguneo y les advirtió que construiría un muro y que los mexicanos terminaríamos, de una forma u otra, pagándolo.

Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su Cuarta Transformación, el presidente de los Estados Unidos se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza. Primero el tabasqueño anunció la muerte del neoliberalismo mexicano, pero al mismo tiempo promueve al Tratado de Libre Comercio.

Luego dijo que contestaría cada uno de los ataques del anaranjado presidente, las respuestas han sido completamente tibias. Después que no se iban a doblar en las negociaciones y terminaron cediendo a un acuerdo migratorio, antes que uno comercial.

Por si fuera poco, la naciente Guardia Nacional se utilizará como una especie de “migra” para contener a los que buscan llegar del otro lado del río.

Pero la campaña por la Casa Blanca apenas comienza, lo que se avecina será una evaluación por parte de Donald Trump al trabajo de la Guardia Nacional mexicana, nos amenazará de nueva cuenta. El muro ya está instalado y pagado por los mexicanos, así que de alguna forma ya les cumplió a los republicanos, eso le da puntos al imbécil presidente.

También se puede proyectar una visita de Trump a México, claro propuesta por los estadounidenses, ¿con que pantalones se la van a negar?

Y la campaña de Donald Trump se convierte en una calca de la anterior, con la sal y la pimienta del Tratado de Libre Comercio, y con el sometimiento del gobierno de López Obrador, igual que el de Peña Nieto.

Entre Palabras

La Cuarta Transformación cojea por el lado de la transparencia.

Los cambios en la titularidad de la Comisión Nacional del Deporte se encuentran cada vez más cerca y el relevo en la mente de López Obrador está muy claro, Bernardo Segura. Pero Ana Guevara no la pasará nada mal, será protegida por el presidente y premiada con la candidatura a la gubernatura de Sonora.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here