El universo no fue hecho a medida

del ser humano; tampoco le es hostil:

es indiferente

Carl Sagan.

 Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Desde que ganó Vicente Fox en el año 2000 tengo la firme convicción de que, en la democracia partidista, las mayorías se equivocan, ejemplos en nuestro país hay varios, quizá el más reciente se gesta en Nuevo León, donde Samuel García y su esposa la “influencer” Mariana Rodríguez se hicieron de la gubernatura, claro que detrás hay un buen número de empresarios que los apoyaron luego del controvertido mandato de Jaime Rodríguez “El Bronco” que se encuentra en prisión.

La tragedia de la muerte de Debanhi Escobar, ha desnudado por completo al gobierno de Nuevo León, y que en la búsqueda de la joven hallaron siete cuerpos más de mujeres, las caras desencajadas de Samuel y Mariana escuchando los reclamos de las manifestantes que se organizaron para protestar son un termómetro, en un video le dicen que ellos no conocen el miedo por su posición privilegiada, luego se escucha otra voz que le dice “sí hubiera sido Mariana, ya la hubieras encontrado”, nadie se puede sentir extrañado cuando el ahora gobernador contó en las redes como tenía que levantarse a los quince años para ir al campo de golf con su papá a las cinco de la mañana.

El asunto de la violencia, no solo de género es algo que recorre todo el territorio nacional, por más que desde Palacio Nacional tengan otras cifras y hagan maromas con graficas para explicar que los índices van a la baja, pero solo en la cabeza del presidente y sus incondicionales que le perdonan todo. Pero el sol no se tapa con un dedo y las cifras no mienten, de diciembre del 2018 cuando López llegó al poder van 30 mil mujeres desaparecidas, el numero contrasta con los 118 mil 590 asesinatos, hay masacres y desplazados, este se perfila para ser el sexenio más violento, ni los 159 mil 437 muertos del “licenciado” Peña que le tiene un gran respeto el Pejelagarto, ni los 121 mil 613 fallecidos de su villano favorito Felipe Calderón tuvieron esas cifras.

En los próximos días veremos marchas por toda la República exigiendo justicia para las 2 mil 900 víctimas de feminicidio y las desaparecidas, pero debe ser una exigencia generalizada para los tres niveles de gobierno que han quedado a deber y ahí se inscriben todos los partidos políticos. Aunque es evidente el fracaso de la estrategia de seguridad de López Obrador en aquello de los abrazos y los no balazos, mientras eso sucede su fiscal se debate en escándalos con el ex consejero de la Presidencia Julio Scherer, se le acusa de tráfico de influencias.

Mientras hay mujeres que no regresan a su casa, la titular de la SSPC, Rosa Icela Rodríguez es utilizada para cumplir tareas como la vacunación, coordinar el Tianguis del Bienestar y repartir juguetes, nada tendría de malo si los índices de violencia no estuvieran como están. “Risa” Icela como le llaman en los pasillos de su dependencia no cumple con el perfil y ahí están los resultados, pero si desempeña a cabalidad con la obediencia y la honestidad que exige el tabasqueño.

Insisto, la responsabilidad es compartida con los estados, según la información proporcionada por la Subsecretaria de Derechos Humanos a cargo de Alejandro Encinas, los estados con más reportes de desapariciones forzadas en general son Jalisco, Tamaulipas, Guanajuato, la Ciudad de México, Sonora y Nuevo León que en suma acumulan el 70.2% de las desapariciones. Que conste que es información oficial de la Segob para que luego no digan que se inventa.

Así vamos en el país, ahora le tocó a Nuevo León y es el justo momento para reflexionar si son los gobiernos que merecemos, si vale una nueva edición de la pareja presidencial de Fox y Martha ahora reencarnada en Samuel y Mariana. Por lo pronto es el primer golpe de realidad para ellos, y un acicate para poner los pies en el piso en aquello de sus sueños guajiros como candidato presidencial, no tiene con que… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.