La idea que no trata de convertirse en palabra es una mala idea,

y la palabra que no trata de convertirse en acción es una mala palabra.

Gilbert Keith Chesterton

Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos les deseo una excelente semana. Por la falta de una verdadera oposición partidista, el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue viendo a los medios de comunicación como sus adversarios y hasta enemigos, pero ni siquiera a los dueños de los grandes medios que en el pasado ciertamente fraguaron campañas para frenarlo, incluso a algunos como Emilio Azcárraga y Salinas Pliego ya los perdonó y ahora hasta comen en la misma mesa.

Para los que hacen su trabajo de manera cotidiana, los que no concuerdan con sus ideas, los críticos del nuevo régimen, para ellos hay desplantes de soberbia que rayan hasta en el odio, se le refleja en la cara cuando hay alguna pregunta incomoda, López Obrador se lo toma de manera personal y los trabajadores de los medios, camarógrafos, fotógrafos, comentaristas, reporteros y columnistas representan sus enemigos.

El equipo de comunicación social de la Presidencia de la República prácticamente es de improvisados, no tienen las agallas para decirle a su patrón que ese no es el camino, que se equivoca, que los medios no son el enemigo. Aunque insisto una sociedad dividida es la que más le conviene a la Cuarta Transformación para llevar a cabo su sexenio e instalar a Morena muchos años en el poder.

El fin de semana pasado, periodistas que cubren las giras de López Obrador, tuvieron un percance, afortunadamente sin nada que lamentar. Pero quedó claro una vez más el desprecio de López por la prensa, reaccionó tarde y simplemente se limitó a decir que ya los tiempos han cambiado y que no pueden pagar los gastos de los representantes de los medios.  Y es que tampoco se trata de eso o de volver a los viejos tiempos de corrupción, sino de dar garantías para los trabajadores que llevan la noticia.

Sería muy conveniente que AMLO y la 4T no tuvieran a los reporteros cerca, pero como el mismo lo dice, los tiempos ya cambiaron y este presidente, si es diferente como lo pregona, debe ser el más escrutado de la historia, pasar la prueba del asido y solo así mostrar que no son iguales.

Mi solidaridad para los compañeros que sufrieron el accidente y se, al igual que muchos otros compañeros, que ni a usted, ni al país le sirven periodistas a modo, como esos que si son de su agrado. Que esto ya cambió… veremos.

Entre palabras

La que no da una es la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, lo que mejor le sale son los festivales y las fiestas, mientras la ciudad está de cabeza.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here