Todas las tragedias terminan con una muerte,

todas las comedias con una boda.

George Gordon Byron

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Aquello de la superioridad moral de los que integran la 4T quedará como mera anécdota del sexenio, una más de las promesas incumplidas de López Obrador y aquello de terminar con la corrupción es un discurso que se escucha por lo menos desde que Vicente Fox llegó a Los Pinos. Para esta administración todo tiene justificación en el pasado y ellos son los culpables de todo lo que sucede, en unos días López entregará su Cuarto Informe de Gobierno que está plagado de distorsiones de la realidad y contra ese principio no hay narrativa que prevalezca, aunque la campaña de miles de spots diga otra cosa.

Aquí se lo he dicho, ante el tiradero que van a dejar en todos los frentes, López más que un candidato necesita quien le cubra la espalda, lo que reduce la lista a solo dos participantes, ni Ricardo Monreal, ni Marcelo Ebrard son de toda su confianza y no le garantizan que siga mandando como a él gusta y tiene pensado. Aquello de que en el 2024 López se va a la “Chingada” ni él se lo cree, por ello le queda Claudia Sheinbaum que va en picada y perdiendo puntos ya que pasó de 42 a 39% entre julio y agosto, o Adán Augusto López que está cortado por la misma tijera y le es fiel.

En las redes sociales circula un video corto de la participación del doctor Alfredo Jalife-Rahme en un programa de radio, sobre este personaje cada quien tendrá sus asegunes y que califique su trabajo, lo cierto es que ha sido un justificador del régimen, cercano a López Obrador y su acompañante en los tres intentos para llegar a la presidencia, pues Jalife dice que Adán Augusto López es el que garantiza la continuidad de la transformación, los ideales del Pejelagarto y sería el continuador de su legado, el que mejor lo entiende, si Jalife lo dice algo debe saber, aunque no hay que tener los títulos que tiene el doctor para entender como cambió el entorno.

No hay que irse con la finta de los mariachis como fue recibida Claudia Sheinbaum en Sonora por Alfonso Durazo que se deshizo en halagos por la jefa de Gobierno, ni por los gritos de ¡presidenta, presidenta! o la propaganda velada que aparece en espectaculares fuera de la Ciudad de México para que la conozcan, la realidad es que hasta López Obrador le ha bajado de volumen en aquello de llevarla de plaza en plaza, sus negativos son altos y sus fantasmas de corrupción también, así como solapar la corrupción del Colegio Rébsamen y la Línea 12 del Metro que dejaron 26 muertos cada uno y el encubrimiento a Florencia Serranía.

Mientras Claudia y su equipo se rompen la cabeza para posicionarla en todo el país y hacen malabares para aclarar si contratan a despachos de publicistas internacionales, Adán Augusto López se pasea por Estados Unidos, va de compras con su comitiva como si nada le preocupara, lo cual debería pues un buen susto le metió el senador Monreal en la última encuesta de la empresa Enkoll donde señala al senador con 10 puntos seguido de López Hernández con 6, y vamos, aunque no sea el elegido pues tiene muchas cosas que resolver en el país, es nada más el encargado de la política interior, de la gobernabilidad y el diálogo entre las fuerzas políticas.

Pero como dicen benditas redes, ojalá así pudiera caminar por las calles de Zacatecas, Ciudad Juárez, de Guanajuato y otras ciudades que sucumben ante el crimen organizado, incendios, ataques a la población solo para mostrar el músculo a quien los ha apapachado desde la inacción del Palacio Nacional.

Adán Augusto sabe que sus bonos políticos van al alza, por eso ni se inmuta y hasta se da el lujo de no llegar a la plenaria de los senadores de Morena en el Senado y los más recalcitrantes lopezobradoristas ven Adán al clon de su mesías… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.