Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. La orden está dada y viene desde Palacio Nacional, se trata de cuidar a toda costa al delfín de López Obrador quien no oculta su preferencia desde hace mucho tiempo, es decir Claudia Sheinbaum Pardo. El tabasqueño la hizo jefa de Gobierno y ahora quieren repetir la formula haciéndola candidata en el 2024, pero ella no tiene el liderazgo de su mentor, por el contrario, es rígida, gris y no conecta con la ciudadanía, aunque cuenta con el apoyo de la consorte del presidente.

A Martí Batres Guadarrama lo mandaron para que se encargue de la Ciudad de México, le meta mano dura a la relación que forzosamente tendrá que mantener el Gobierno de la Ciudad con los nueve alcaldes que les ganaron en la intermedia pasada. El primer encontronazo ya se dio afuera del Congreso de la Ciudad de México, el saldo fue la nariz rota de Lía Limón, gritos, mentadas de madre y empujones entre “los granaderos” (según desaparecidos por Sheinbaum) y simpatizantes de la alianza. Sea como sea la violencia se debe desterrar, pero, el primer round es para los alcaldes, ya que hicieron que Batres mostrara su verdadera cara.

Tampoco es un secreto que Martí quiere ser jefe de Gobierno, quizás eso se negoció antes de su llegada, porque en el Senado de la República, Ricardo Monreal le ganó de todas, todas, lo acotó y no le permitió la reelección, pero la cosa no quedó ahí, la revancha la buscaron en la alcaldía Cuauhtémoc que gobernó el zacatecano y dejó a su gente, ahí Dolores Padierna ya se relamía los bigotes, no solo para ser alcaldesa sino para catapultar su candidatura a la jefatura.

Las cosas no les salieron bien a los morenos de la capital y en resultados sorpresivos les ganaron territorios los de la alianza del PAN, PRI y PRD, se dice que de la mano operadora de Ricardo Monreal. Ya había escrito que hasta el presidente López estaba muy enojado y de traidor no lo bajaba, pero esto apenas comienza y el grupo de los zacatecanos seguro que van a meter la mano en la ciudad para descarrilar a Martí Batres rumbo al 2024.

Los partidos políticos de oposición saben que es en la capital del país donde se le puede dar batalla a Sheinbaum y a López Obrador porque la Ciudad de México sigue siendo una gran caja de resonancia donde cada triunfo se magnifica, lo mismo que los tropiezos y los fantasmas seguirán a Sheinbaum, ahí está el Rébsamen y por supuesto la desgracia de la Línea 12 del Metro.

La intolerancia y la radicalización que sale de Palacio Nacional es pegajosa, por ello las vallas que rodean al Congreso de la Ciudad para no recibir a los electos, el cerco silencioso de Batres y Sheinbaum que está en franca campaña, ya hasta acompaña a López Obrador en sus giras y este la presenta como su favorita en lo mejor que sabe hacer, proselitismo, mientras la ciudad se consume en un mar de problemas, dicen que apretando a los ciudadanos que no votamos por los morenos.

Veremos cómo poco a poco se va empoderando Martí Batres Guadarrama que de facto y por irse a la campaña rumbo al 2024, Sheinbaum lo ha convertido en jefe de Gobierno… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

La Guardia Nacional convertida en una extensión de la migra de EU. ¿Y los defensores de migrantes que eran muy combativos en los tiempos de Calderón y Peña?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.