El huracán Pamela, que tocó tierra el miércoles en el Pacífico mexicano, ha dejado al menos nueve mil damnificados en Nayarit, que se suman a más de dos mil familias afectadas en Sinaloa, informaron este sábado autoridades estatales.

El gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro, reportó a los medios un total de dos mil 500 familias damnificadas, que representan a más de nueve mil 100 personas, además de ocho mil habitantes que quedaron en zonas incomunicadas por las inundaciones y destrucción de caminos.

Ante el paso del huracán Pamela y las consecuencias que ha tenido para el norte del estado, me permito informarles que el Gobierno del Estado ha visitado los municipios siniestrados y acompañado a las personas que han resultado damnificadas”, aseveró el mandatario en sus redes oficiales.

Antes, el gobernador del vecino estado de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, informó de un censo preliminar de dos mil familias damnificadas, por lo que solicitó declarar emergencia en cuatro municipios.

Mientras que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció que ha restablecido la normalidad para los más de 222 mil usuarios afectados por el paso del huracán en los estados de Nayarit, Sinaloa, Durango y Coahuila, todos en el norte del país.