Cuando parecía que por fin llegaría ese oportuno triunfo de local para los Astros… todo cambió y ahora la celebración es en Washington, novena que vino de atrás para ganar 6-2 en Houston en el séptimo y definitivo juego de la Serie Mundial.

La ofensiva de Houston hizo daño desde temprano, al anotar la primera carrera en la segunda entrada y la segunda en la quinta, y llegó al séptimo episodio dominando y en ese momento le había dado motivos de sobra a su afición para celebrar cada out, gracias al control y dominio que ejerció su abridor Zack Greinke, quien en 6.1 recibió sólo dos imparables.

Pero todo cambió en la séptima, la famosa y fatídica séptima entrada. Greinke recibió cuadrangular de Anthony Rendón y le dio base por bolas a Juan Soto, y eso fue todo para el ex lanzador de Dodgers.

Pero el remedio salió peor que la enfermedad. Al relevo vino Will Harris, pero Howie Kendrick lo recibió con jonrón a la banda contraria para darle la vuelta a la pizarra 3-2.

El mexicano Roberto Osuna entró a poner calma y sacó los dos outs que faltaban para terminar con la parte alta de la entrada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here