A casi un año de la explosión de un ducto de Pemex, que dejó 137 personas muertas, familiares de las víctimas radicadas en Tlahuelilpan, Hidalgo, están divididos por los apoyos federales y estatales, e incluso han mostrado descontento por la construcción de memoriales.

Tras la tragedia, los deudos y familiares reclamaron a las autoridades apoyos inmediatos y para ese fin fue creado un comité que encabeza María Guadalupe Reyes.

De acuerdo con autoridades municipales, dicho comité ha sido señalado de beneficiarse de los apoyos y de espacios para la construcción de mausoleos en la “zona cero” y hasta de cobrar a otros familiares de víctimas para edificar el suyo.

Un funcionario municipal que pidió el anonimato indicó que el Gobierno estatal envío material para la construcción de los memoriales y que Reyes cobró 100 pesos de cuota para proporcionar cemento y tabiques.

La señora también fue señalada de cobrar más de 300 pesos por un espacio para los memoriales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here