La primera misión de defensa planetaria de la NASA, que fue lanzada el 23 de noviembre, con éxito desde Estados Unidos (EU), chocará deliberadamente con un asteroide para desviarlo de su órbita con el fin de probar la tecnología que sería necesaria para evitar una colisión contra la Tierra.

El despegue de la misión «Prueba de Redireccionamiento de Asteroides Doble» (DART, siglas en inglés) se llevó a cabo sin complicaciones a las 00:21 horas, a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9 desde la Base de la Fuerza Espacial en Vandenberg, California.

«Este es realmente el principio de la culminación del trabajo y el esfuerzo de cientos de personas en la NASA y otros centros durante muchos años», dijo una científica de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la agencia espacial, Kelly Fast, en declaraciones al canal oficial de televisión de la NASA minutos después del lanzamiento.

Tras el despegue, cientos de personas celebraron con gritos de alegría en las inmediaciones de la base de la NASA, de acuerdo a imágenes del mismo canal y de redes sociales.