Unos 500 migrantes centroamericanos de la Caravana 2020 pasaron la noche en la ribera del Suchiate en el lado mexicano.

Los extranjeros, que ayer intentaron ingresar en estampida a México tras cruzar el afluente, decidieron quedarse en este lado y no regresar a Tecún Umán, Guatemala, para ver si las autoridades mexicanas “se compadecen de ellos” y los dejan pasar, explicó una mujer.

En la frontera también se la pasaron en vela elementos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM), para impedir que los extranjeros buscaran internarse por la madrugada.

Otros cientos de centroamericanos que no pudieron cruzar a México por el despliegue de seguridad, decidieron retornar al poblado de Tecún Umán para descansar en la Casa del Migrante y el albergue habilitado por autoridades y organizaciones.

Un agente migratorio aseguró que la instrucción es de no permitirles el paso.

Fuente: Reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here