José Cruz Delgado

Morelia, Mich.- Crece violencia intrafamiliar durante el primer mes de contingencia por el nuevo coronavirus en Michoacán. Durante el mes de marzo, la Fiscalía General del Estado (FGE) Michoacán abrió un total de 120 carpetas de investigación por denuncias violencia familiar. En el mes anterior, febrero, se registraron únicamente 71 carpetas referentes a este mismo delito, lo que significa un aumento del 69 por ciento.

Pese a la incidencia al alza, señalan autoridades estatales, aún es prematuro establecer el confinamiento y el resguardo en el hogar como la principal causa de la violencia intrafamiliar, toda vez que incluso en marzo del año pasado marzo también registró un crecimiento importante de casos de enunciados de violencia intrafamiliar con 129 casos, aunque ya han advertido especialistas que este tipo de fenómenos podrían darse al estar la gente más tiempo en sus hogares, lo que podría detonar en episodios de violencia en aquellas familias que ya presentaban algún tipo de problemática. La tendencia no es exclusiva de Michoacán.

Esta semana que concluyó el gobierno del estado presentó el protocolo de atención para mujeres víctimas de violencia de género durante el periodo de aislamiento por el COVID-19. En la entidad se ha registrado un total de 60 homicidios de mujeres de los cuales, tres son investigados como feminicidios por lo que la autoridad señaló la urgencia a no bajar la guardia pese a la emergencia sanitaria.

Por ello el gobernador Silvano Aureoles Conejo reconoció el apremio de establecer mecanismos que permitan a las mujeres transitar el periodo de aislamiento sin consecuencias de violencia, en su mayoría, provenientes de sus parejas u otros hombres de sus mismos hogares o entorno social. Será la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres Michoacanas (Seimujer) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) las que otorgaran atención psicológica y jurídica a víctimas de violencia de género en el número de emergencia 911.

Se dotará también de refugio a las mujeres e hijos en situaciones vulnerables, además de dar acompañamiento integral a las víctimas de violencia de género. Estado que agrede a mujeres En Michoacán la violencia intrafamiliar se sigue arraigando en la cultura y se ha visto acompañada por la falta de denuncias.

Especialistas advierten que el principal riesgo de esta problemática, principalmente propiciada por los hombres, es que únicamente se denuncia cuando escala magnitudes peligrosas como las lesiones dolosas, intentos de homicidio o el homicidio mismo. Es el hacinamiento, la falta de condiciones laborales, drogadicción y problemas de salud mental los que se mantienen como los principales generadores de violencia en hogares.

Asentamientos en la periferia de Morelia Villas del Pedregal y Misión del Valle han brillado en los últimos años por este tipo de casos. A lo anterior se tiene que sumar la tensión que se vive al interior de los hogares con el estrés por la pérdida de empleos, el riesgo de los contagios y la falta de recursos generada a partir de la crisis del COVID-19.

Según información de la Fiscalía General de Michoacán, en 2019 en Morelia se atendieron 303 denuncias por violencia intrafamiliar, mientras que en el 2018 fueron 609 y en el 2017 un total de 494. Por las condiciones sociales y demográficas, Morelia ocupa el primer lugar estatal en este tipo de fenómenos, que se mantiene con marcados altibajos en los últimos años, aunque las denuncias siguen presentando una cantidad mínima de los casos reales, según estiman las propias autoridades.

A nivel Michoacán el Informe General de avances de la Secretaría de Salud del Estado reveló que Michoacán presentó 7 mil 893 casos de violencia intrafamiliar. Lo anterior, lo colocó en el lugar 12 del ranking nacional en esta problemática.

Michoacán se encuentra por debajo de otros estados como Guanajuato, que cuenta con 60 mil casos, Estado de México con 47 mil, ciudad de México con 23 mil, Veracruz con 12 mil y Guerrero con 10 mil 600. Desde 2017 en que fueron consolidados los Centros de Atención a Víctimas de la Policía Morelia, refirieron que en Misión del Valle y el fraccionamiento Villas del Pedregal presentaban serios problemas en denuncias por violencia en el hogar, descomposición del tejido social y drogadicción.