México restringe la inversión privada en el sector energético, lo que pone en riesgo las metas de lucha contra la crisis climática al evitar que se instalen nuevas plantas renovables, advirtió Laura Sima, directora de la Oficina del Departamento de Energía en la Embajada de EE.UU.

“Aunque retrasar o negar permisos es algo normal en cualquier Gobierno, hay una historia y una dirección tan abrumadora de estos retrasos que está claro que (México) está restringiendo la participación y la inversión extranjeras en el sector energético”, comentó en un evento virtual organizado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Sima comentó que la negación y retrasos de permisos continúa por los reguladores energéticos mexicanos, por lo que se ha buscado el acercamiento con el gobierno mexicano.

Ante esta situación, destacó que se han organizado diversas reuniones entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y 17 compañías energéticas de Estados Unidos para impulsar la inversión en plantas de renovables.

“Eso podría no solo afectar la capacidad del sector privado para operar libremente en el mercado, sino también socavar la capacidad de cumplir con los compromisos de cambio climático”, advirtió.