Las mascotas hacen bien a la salud, sobre todo de los mayores, como sugieren dos nuevos estudios, los cuales indican que vivir con un animal se relaciona con un menor deterioro de la cognición y tener un perro con menos riesgo de sufrir una discapacidad.

El primero de los estudios, de tipo observacional y que publica Plos, se fijó en 11 mil 233 japoneses de 65 a 84 años para señalar que aquellos con perro tenían aproximadamente la mitad de probabilidades de sufrir una discapacidad que los que nunca habían sido dueños de un can.

Sin embargo, no había diferencia en el riesgo para los dueños de gatos, señala la investigación que firma el Instituto Nacional de Estudios ambientales de Tsukuba (Japón).

Para comprender mejor la relación entre una mascota y el riesgo de discapacidad, el equipo tomó datos sobre la tenencia de perros y gatos entre junio de 2016 y enero de 2020.

La menor posibilidad de sufrir una discapacidad se mantuvo incluso después de tener en cuenta factores sociodemográficos y de salud que podrían influir en el riesgo de discapacidad, como el estado civil, los antecedentes de enfermedades crónicas o el tiempo pasado al aire libre.