A cinco platos del podio se quedó el tirador mexicano Jorge Martín Orozco en la final de fosa (trap) de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que definitivamente cerró en cuarta posición en la galería de tiro de Asaka.

Orozco, de 21 años de edad y que hizo su debut olímpico en Tokio, fue el más joven de los tiradores y tuvo una buena prueba, ya que en la primera parte solo erró tres disparaos de 26 programados.

El checo Jiri Liptak, que ya había sido el mejor en las preliminares, en la final rompió 43 platos de 50, los mismos que su compatriota David Kostelecky, por lo que tuvieron que ir al desempate, resuelto por un plato a favor del primero.

Por detrás de ambos quedó el británico Matthew Coward, con 33, y después Orozco, que se quedó en los 28 platos sin opciones de alcanzar a los primeros.

El tirador de Guadalajara se había clasificado para la final por el camino más difícil: tras disputar las cinco rondas preliminares tuvo que afrontar una más de desempate, al estar igualado con otros cinco competidores por la última plaza en la final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here