• Es un proyecto “maravilloso, bellísimo y seductor” que debe festejarse con vino y tequila, dijo desde Portugal el sociólogo Boaventura de Sousa Santos, quien advirtió que estamos en “un punto de bifurcación entre fascismo y democracia”
  • “El neoliberalismo ya no tiene respuestas, como muestra la represión en Colombia”, destacó desde España el politólogo Juan Carlos Monedero, quien coincidió en ubicar a México como vanguardia de la lucha por la democracia

Redacción

En medio de diversos consensos, como la urgencia de autocrítica y de retomar las enseñanzas de aciertos y errores de gobiernos latinoamericanos, fue presentada la Revista Tlatelolco, de la UNAM, a la que académicos de diversos países consideraron como “un nudo articulador del pensamiento crítico de la región”, mientras que a México lo ubicaron como vanguardia de la lucha por la democracia en América Latina y el mundo.

La nueva revista tiene el subtítulo de Democracia democratizante y cambio social, inspirado en el pensamiento del reconocido sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos, quien abrió las participaciones y dijo que se trata de un proyecto “maravilloso, bellísimo y seductor” que debía festejarse con vino y tequila.

Desde su país, Boaventura de Sousa Santos consideró que la Revista Tlatelolco surge en “momentos encontrados” en el continente y envió sus condolencias por las “muertes evitables en Colombia, consecuencia del instinto genocida que impide a los Estados proteger la vida de los ciudadanos”.

En una transmisión en vivo por redes sociales del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), moderada por John Ackerman, Boaventura de Sousa Santos advirtió que se aproxima un momento decisivo, pues estamos en un punto de bifurcación. “Un poquito más y se fortalece el fascismo, o un poquito más y se fortalecen las democracias. Por eso saludo el surgimiento de la Revista Tlatelolco”.

El sociólogo dijo que “hay que unirse a pesar de identidades y diferencias, de manera pragmática, para frenar a los fascismos. Este planteamiento de Boaventura fue compartido por el resto de los investigadores participantes.

Parece ser, advirtió, que “el fin del neoliberalismo será violento”, y mencionó los ejemplos de Colombia y Brasil. “Hay que refundar el pensamiento crítico para enfrentar esos desafíos porque nos están matando con represión, guerra jurídica y noticias falsas”.

LA IMPORTANCIA DE LA REVISTA TLATELOLCO

Manuela D’Avila , excandidata a la vicepresidencia de Brasil, destacó desde Porto Alegre el hecho de estar organizados en una revista como Tlatelolco, de articular la diversidad de sectores de avanzada y contribuir al pensamiento crítico.

“Amenazas hay muchas, pero también hay alternativas. La unidad fue posible en Argentina y en Bolivia tras el golpe del fascismo. Tenemos que intercambiar experiencias y reflexiones con miras a la unidad. Deseo que la Revista Tlatelolco sea un espacio en ese sentido.”

El politólogo Juan Carlos Monedero, director del Instituto 25M Democracia de España, destacó desde Madrid que “el neoliberalismo ya no tiene respuestas, como se observa con la represión en Colombia”.

Recomendó que la Revista Tlatelolco tenga el coraje de publicar contenidos progresistas que vayan más allá de tal o cual línea. “Hay que ser capaces de una inteligencia crítica, responsable. La Revista Tlatelolco ofrece algo de luz e intuyo que romperá marcos que nos construyen”, dijo Monedero, quien coincidió con otros participantes en ubicar a México como vanguardia de la lucha por la democracia en América Latina.

La economista Ana Esther Ceceña, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, dijo que estamos en un momento importantísimo para una iniciativa como esta revista, “siempre y cuando sea abierta, un espacio que se atreve a escuchar y a dialogar y no a descalificar. No estamos muy acostumbrados a oír a los diversos.

“Hay que repensar a las democracias, a las formas de construir consensos y confluencias. Ahí está uno de los problemas principales, porque la democracia se ha ido convirtiendo en una institución, en la institucionalización de la política, anquilosada. Y es ahí donde la guerra judicial y los medios de comunicación son tan exitosos. Hay que convertir a la democracia en un ejercicio y no en una institución, en consensos, miradas diversas y abiertas.”

EN POS DE NUEVAS NARRATIVAS

René Ramírez, director de la Revista Tlatelolco e investigador del PUEDJS, advirtió que la falta de unidad y diversidad también se ha dado en lo académico, y llamó a romper esa inercia. “El esfuerzo de esta revista va en ese camino. Sí se puede construir conciencia colectiva y buscar nuevas narrativas por la transformación social”.

Ramírez llamó a ser “autocríticos de lo hecho bien y mal, y volver a juntar las múltiples ideas que necesitamos, las nuevas narrativas”. Por eso, agregó, la Revista Tlatelolco “es muy ecléctica, plural e interdisciplinaria y busca una amplia difusión”.

John M. Ackerman, presidente del Consejo Editorial de la Revista Tlatelolco y director del PUEDJS, centro de investigación promotor de este proyecto, dijo que el surgimiento de la publicación es una “fiesta latinoamericana de alcance global en la que participan mentes lúcidas y brillantes”.

La revista, agregó, es un “granito de arena” en la búsqueda de una “democracia participativa, auténtica y transformadora. Estamos en un tiempo propicio para llevar la batalla por la democracia hasta sus últimas consecuencias y evitar el retorno de las corrientes fascistas y autoritarias que soplan en Latinoamérica y el mundo”.

Ackerman también destacó el eclecticismo, pluralidad e interdisciplinariedad de la revista e invitó a enviar a la redacción artículos científicos, literarios, periodísticos, fotografías e ilustraciones que tengan que ver con la democracia y la participación.

El académico abrió las reflexiones a otros miembros del Consejo Editorial y del Consejo Científico Internacional de la revista, conectados desde diversos lugares de México y de otros países, como Diana Plaza, Juan Manuel Contreras, Josefina Morales, Ricardo Forster, María del Carmen Villarreal, Ambrosio Velasco y Luciana Cadahia, esta última académica que participó desde Colombia.

Ubicada a una hora de la ciudad de Cali, Cadahia aseguró que acababan de pasar vuelos de aviones y helicópteros militares, condenó la represión en Colombia y coincidió en la urgencia de la unidad latinoamericana.

Advirtió que la violencia que se ha ejercido desde hace décadas en las zonas rurales de Colombia, ahora se ha trasladado a las urbes, donde los ciudadanos se han convertido en el nuevo “objetivo militar”, sumándolos a las figuras enemigas del “guerrillero” y del “narcotraficante”.

Colombia y Chile, agregó, se han convertido en “epicentro del neoliberalismo mundial” y en una muestra de su crisis. De ahí, concluyó Cadahia, la importancia de la Revista Tlatelolco como un espacio de pluralidad en América Latina y el mundo.

La Revista Tlatelolco puede consultarse en el sitio del PUEDJS: