La alopecia o pérdida de pelo en ciertas áreas del cuero cabelludo que sufre Jada Pinkett, la esposa del actor Will Smith, podría estar originada por una predisposición genética que ocasiona una reacción autoinmune y cuyo desencadenante puede estar, entre otros, en alteraciones emocionales.

Una broma relacionada con la alopecia de Jada Pinkett por parte de Chris Rock, uno de los conductores de la gala de los Óscar, provocó que Will Smith, ganador de la estatuilla al mejor actor, se levantara y le diera una bofetada.

La alopecia o pérdida de pelo en ciertas áreas del cuero cabelludo que sufre Jada Pinkett, la esposa del actor Will Smith, podría estar originada por una predisposición genética que ocasiona una reacción autoinmune y cuyo desencadenante puede estar, entre otros, en alteraciones emocionales.

Este episodio para la historia de los Óscar tiene de fondo una enfermedad poco común de la que la propia Jada Pinkett ha hablado en redes sociales y ha mostrado ya franjas de su cuero cabelludo en las que apenas crece pelo, razón por la que lo llevaría rapado.

Se trataría de una alopecia ocasionada por una alteración autoinmune que se denomina alopecia areata.