La Fiscalía de Justicia de Ciudad de México (FGJ CDMX) indaga a 11 soldadores, así como un directivo de la empresa Carso y otro más de Grupo Ipisa por su labor en la construcción de la Línea 12 del Metro, del cual colapsó un tramo en mayo pasado.

Documentos detallaron que Mario Martínez, ingeniero de Grupo Carso, fue quien certificó el plan de inspección, reporte de partículas magnéticas, exámenes de ultrasónico, así como los reportes visuales.

La supervisión corrió a cargo de Alejandro Vázquez, director de Grupo Ipisa. Entre los soldadores investigados se encuentra Luis Enrique “N”, José Ángel  “N”, Julio Fernando “N”, Juan José “N”, Noel Jair “N”, Marco Polo “N”, Antonio “N”, Alberto “N”, Felipe “N”, Édgar Eduardo “N”, y Mario Humberto “N”.

La tragedia ocurrió el 3 de mayo por la noche cuando cedió una viga de un puente elevado de la línea 12 en la alcaldía Tláhuac, en el sureste de la capital, provocando la caída de un tren con pasajeros que quedó encallado en forma de “V”.

Murieron 26 personas y un centenar resultaron heridas, cuyos familiares peregrinaron durante horas por la zona del derrumbe, los hospitales y la morgue.