El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) inició el proceso de reconversión hospitalaria para atender, nuevamente, a pacientes de COVID-19.

Jorge Salas, director general del INER, detalló que cuentan con 160 camas disponibles, de las que 75 serán para atención no COVID-19 y el resto para quienes padezcan la enfermedad.

Además, se instaló en el patio del INER un hospital de campo donado por la Cruz Roja para atención exclusiva de pacientes COVID-19 y afecciones respiratorias.

Dicha instalación incluye 27 camas de terapia intensiva.

De acuerdo con el doctor Salas el INER cuenta con personal y equipo suficiente para enfrentar la cuarta ola de la pandemia en México, que a decir de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), será más agresiva que la tercera.