Elementos de la Guardia Nacional y policías antimotines del estado de Guerrero fueron desplegados en las casetas de la Autopista del Sol, a fin de evitar su toma.

Decenas de oficiales llegaron a las casetas de Palo Blanco y La Venta dado que cada fin de semana normalistas, padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y otras organizaciones impiden el cobro de peaje a cambio de algún apoyo.

La Guardia Nacional y policías antimotines impidieron que normalistas tomaran la caseta de Palo Blanco.

Mientras los antimotines se desplegaron a lo largo de la caseta un mando de la Guardia Nacional solicitó a los manifestantes retirarse.

Durante varios minutos las autoridades tuvieron que cerrar el paso de norte a sur y desviar a los automovilistas hacia la carretera rumbo a Acapulco.