Pese a que está prohibido que personas armadas ingresen al Congreso de Jalisco, una escolta del Alcalde emecista de Guadalajara, Ismael del Toro, burló esa restricción.

Para participar en la toma de protesta del Comité Ejecutivo de los Sindicatos Autónomos Federales, el Presidente Municipal tapatío acudió al Palacio Legislativo, y entre su comitiva estaba una mujer que vestía una prenda blanca con estampado de círculos negros, quien tenía sujeta a su cintura una pistola.

De acuerdo con el Artículo 6 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, al recinto sólo podrán ingresar personas armadas si cuentan con autorización del titular de la Mesa Directiva, cargo que actualmente ostenta la morenista Patricia Meza.

«Ninguna persona armada, en estado de ebriedad o bajo el influjo de drogas o psicotrópicos pueden ingresar al Palacio del Poder Legislativo», indica el Artículo.

«En caso de que sea detectada alguna persona dentro del Palacio del Poder Legislativo en las condiciones a que se refiere el párrafo anterior, se informa al Presidente de la Mesa Directiva, quién a través del Secretario General solicita su retiro», agrega.