El G20 cerró su jornada de trabajo a través de una reunión virtual sin un acuerdo total y definitivo sobre el recorte de producción petrolera mundial, pacto que está trabado debido a discrepancias con México.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este viernes que acordó con Donald Trump que Estados Unidos compense el aporte de México para la reducción mundial de petróleo; sin embargo, Arabia Saudita no está de acuerdo con esta iniciativa.

El Gobierno de México no acepta bajar su producción de crudo en 400 mil barriles diarios, como plantea el acuerdo entre los principales países petroleros del mundo, y propuso, en cambio, una reducción de 100 mil barriles por día.

Durante semanas, Arabia Saudita y Rusia han entablado una disputa petrolera que provocó, junto con los efectos de la pandemia del Covid-19, el desplome de los precios del crudo. Después de que el jueves la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) -liderada de facto por Arabia Saudita-, y sus aliados de la OPEP+, entre ellos Rusia, pero sin el consentimiento de México, llegaron a un acuerdo para reducir su producción petrolera 23 por ciento, los ministros de energía del G20 mantuvieron este viernes una maratónica reunión virtual.

La declaración oficial del G20 este viernes no plantea ningún detalle sobre las discusiones sobre el petróleo y las conversaciones sobre este tema con México continuarán mañana.