La Fiscalía General de Estados Unidos recuperó 8.4 millones de dólares obtenidos de forma fraudulenta de los programas de ayuda por el COVID-19 por una familia de Florida que con parte del dinero trató de comprarse una casa de 3.7 millones de dólares.

La fiscal Karin Hopmann anunció este jueves que de forma definitiva un fallo judicial ordenó la devolución del dinero que la familia Edwards de Orlando, Florida, había obtenido de manera ilícita.

Según los documentos judiciales del caso, en abril de 2020 Joshua, Joy, Evan y Mary Jane Edwards estafaron millones de dólares a la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) con fondos de ayuda para negocios afectados por la pandemia.

Joshua Edwards, en nombre de ASLAN International Ministry, Inc., presentó una solicitud falsa y fraudulenta de prestamos del Programa de Protección de Salarios (PPP).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here