• Señalan a un grupo de empresarios que reciclan las prendas con jugosa utilidad en contubernio con funcionarios
  • Buscan ampliar su estrategia en todo el sector salud federal y en los estados de la República
  • Pese a denuncias, no hay investigación oficial al respecto y el OIC del Instituto no interviene

Redacción

Los empresarios: Daniel Karam -primo hermano de la esposa de Gerardo Farro – de Rogeri, S.A. De CV-; Roberto Jiménez – de Indaljim, S.A. De CV y/o Confecciones Carfran S A de CV; Salim Nayar –de Servicios y Asesoría de Producción, S.A. De CV-, Roberto Lugo – de Abasto Hospitalario S.A. De CV y/o Key Thinking S.A. De CV y Joel Reyes –de Comercializadora Castro Pedroza-, este último de quien se dice, es especialista en alterar documentos oficiales, al parecer utilizan una estrategia simple pero difícil de investigar para obtener licitaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Esta “alianza” de industriales, prácticamente se han adueñado de las licitaciones de ropa clínica que adquiere el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y persiste, inclusive con complicidad y posible contubernio con funcionarios de los almacenes y Delegaciones del IMSS, en seguir adueñándose de los concursos. Asimismo, al parecer, existe la indiferencia del Órgano Interno de Control (OIC) del Instituto para intervenir.

Desde el año 2009, es un “secreto a voces” que, los socios de un consorcio de empresarios han hecho del reciclado de ropa hospitalaria y quirúrgica una utilidad jugosa sin importar el daño patrimonial que generan y sin que alguna autoridad correspondiente intervenga.

Esta coalición de financieros obtiene las licitaciones a precios por debajo del costo y lo que reciclan es con un precio CERO. Este mismo procedimiento, al parecer, también lo quieren implantar en todo el sector salud federal y en los estados de la República.

Ante ello, fabricantes de ropa hospitalaria y quirúrgica de la Cámara de la Industria del Vestido, de la Cámara de la Industria Textil; asi como de industriales de telas y confeccionistas de de este tipo de prendas, sufren la indefensión de la libre competencia y temen persista esta irregularidad.

Como un ejemplo señalan la Licitación LA-050GYR037-E185-2021, que se puede consultar en la plataforma del propio IMSS.