El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que con la entrada a la Fase 3 de la epidemia de COVID-19, las autoridades estatales serán las encargadas de asegurar el cumplimiento de las medidas de mitigación, pero sin violar los derechos humanos.

Durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, subrayó que el planteamiento de las medidas ante la epidemia es una atribución únicamente de la autoridad sanitaria federal, por lo cual los estados no pueden imponer medidas menos rigurosas.

“Las autoridades estatales tienen la obligación de hacerlas cumplir y utilizar los mecanismos que les corresponden en sus demás atribuciones para que estas medidas ocurran.

“Si alguna autoridad estatal tiene la posibilidad de disponer medidas adicionales para hacer más efectivo el cumplimiento de estas, desde luego sin afectar los derechos humanos, es su competencia lograrlo”, apuntó.

El funcionario indicó que las únicas medidas hasta ahora aceptadas por el Consejo de Salubridad General es la extensión de la Jornada Nacional de Sana Distancia hasta el 30 de mayo y al 17 en regiones con menos contagios y la suspensión de las actividades no esenciales en el sector público, privado y social.