• INPC registró en la primera quincena de abril de este año su nivel más alto desde enero del 2001, cuando se ubicó en 7.86%
  • Alza de alimentos, energéticos y servicios turísticos, impulsado por las vacaciones de Semana Santa, empujaron al aumento de este indicador

María Escalante García

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró en la primera quincena de abril de este año su nivel más alto desde enero del 2001, cuando se ubicó en 7.86 por ciento, la inflación se ha ubicado 27 quincenas consecutivas por encima del rango objetivo fijado por el Banco de México (3 por ciento, +/- un punto porcentual).

El alza de los alimentos, energéticos y servicios turísticos, impulsado por las vacaciones de Semana Santa, empujaron al aumento de este indicador durante los primeros 15 días de abril. El objetivo de este indicador es medir el nivel de precios y analizar la estabilidad en el poder adquisitivo, pero lamentablemente la inflación se mantiene fuera del nivel objetivo y esto provoca el incremento de precios.

Entre los productos genéricos cuyas variaciones de precios destacaron por su incidencia sobre la inflación general fueron jitomate (16.65 por ciento); gasolina de bajo octanaje (0.80 por ciento); servicios turísticos en paquete (9.36 por ciento); pollo (1.74 por ciento) y tortilla de maíz (1.14 por ciento).

Por el contrario, los productos que presentaron disminución en sus precios fueron las tarifas electricidad (12.31 por ciento); cebolla (13.50 por ciento); limón (17.28 por ciento); gas doméstico LP (1.75 por ciento) y los plátanos (7.12 por ciento).

La inflación no subyacente (que incluye los agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno) se ubicó en una tasa anual de 9,38%. 

Por su parte, entre los servicios, destacaron los incrementos quincenales en servicios turísticos de paquete con un alza del 9,36%, el transporte aéreo registró un alza del 2,62%, hoteles y 2,23%, debido a una mayor demanda relacionada con el periodo vacacional de Semana Santa.

“La inflación en México vuelve a sorprender al alza, significativamente. En una primera quincena de abril normalmente se observa una deflación quincenal por aplicación de descuentos de verano en tarifas eléctricas, pero ahora no solo fue positiva, sino muy por arriba de expectativas”, aseguró Gabriel Casillas, economista en jefe para Latinoamérica de Barclays.

Inflación más alta

México cerró 2021 con la tasa de inflación más alta en 21 años, un 7,36%, por el aumento sostenido en los precios de los alimentos y los combustibles. Aunque en enero de este año la escalada de precios parecía haber dado un espiro con menores cifras respecto a los meses previos, las más recientes cifras de abril siguen manteniendo encendidas las alarmas en el sector económico y financiero del país.

Aunque el salario mínimo en el país aumentó 22% al inicio de 2022 y se ubicó en 172,87 pesos diarios (poco más de ocho dólares), solo 12% de los trabajadores gana esta cifra, según la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos del país, mientras que el ingreso promedio para los trabajadores inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social fue de 466,75 pesos (unos 22 dólares).

Gabriela Siller, analista de Banco Base, advierte de que los datos recién publicados de la inflación hacen evidente que continúan las presiones inflacionarias, por lo que la inflación pudiera seguir una trayectoria al alza, alcanzando un nivel cercano a 7,65% durante todo abril.

“De continuar durante el segundo trimestre las presiones inflacionarias hasta ahora observadas, la proyección de inflación al cierre del año podría revisarse hacia un nivel del 8%, ante este entorno se prevé que el Banco de México siga subiendo la tasa de interés objetivo y no se descarta que pueda ubicarse cerca del 9% al cierre del año.”, señaló Siller.