Por María Escalante García

  • Caen producción y exportación del sector Fiat Chrysler, Mazda y Audi las más afectadas
  • Se produjeron 35 mil 780 unidades menos que el año pasado

La industria automotriz en México, cerró el pasado mes de agosto con una caída tanto en ensamblaje como exportación con 10 y 12.7 por ciento respectivamente, hecho que no ocurría desde el año 2009. De las once armadoras automotrices situadas en la república mexicana, siete señalan caídas en la producción respecto al mismo mes en 2018, siendo Fiat Chrysler, Mazda y Audi las más afectadas, la situación se agrava más por la incertidumbre económica y laboral que prevalece en el país.  

Conforme a cifras reportadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), México produjo 337 mil 462 unidades en agosto, que significan 35 mil 780 autos menos con respecto al mismo mes del 2018, cuando se fabricaron 373 mil 242 unidades. Dicho sector exportó 281 mil 811 autos al mundo, lo que corresponde a 40 mil 968 unidades menos en relación al mes de agosto, pero de 2018.

Incluso Kia Motors, que conservaba su crecimiento en producción también se sumó a la lista con 18.7 por ciento menor ensamble en relación al mes de julio. Durante los primeros ocho meses de este año, México ha producido 2 millones 609 mil 165 unidades, es decir 1 por ciento menos, comparado al mismo periodo del 2018.

Volkswagen presentó la mayor caída en las exportaciones con 37.9 por ciento, la automotriz que envía principalmente modelos SUVs Tiguan, pasó de 40 mil 757 autos a 25 mil 317, y KIA cayó de 22.6% por primera vez, al enviar 19 mil 744 unidades de 25 mil 523 que exportó en agosto del 2018.

Sumado a esto, la producción de México, concretamente en la sección de autopartes, está estrechamente ligada con el sector automotriz de Estados Unidos, por lo que se pronostica que, al haber un menor dinamismo en el mercado norteamericano, esto se traduzca en ajustes a los requerimientos de las armadoras y a su vez, de las autopartes.

Importancia del Sector Automotriz

El sector automotriz genera ganancias en un valor dos veces mayor al ingreso de las remesas, y cinco más que los productos petroleros, asimismo cuatro veces más de lo que genera la derrama turística, es decir esta industria simboliza el motor de las exportaciones mexicanas.

En los últimos años esta industria, representa cerca del 3% del PIB nacional y 18% del PIB de manufactura. De la misma forma, es uno de los principales receptores de Inversión Extranjera Directa (IED), contribuyendo con 12.5% del total entre los años 2000 y 2018, con aproximadamente 66 mil millones de dólares, de acuerdo a datos de la Secretaría de Economía.

Nuestro país es el sexto productor a nivel mundial de vehículos, le anteceden China, Estados Unidos, Japón, India y Alemania. En Latinoamérica, México conserva el primer lugar en fabricación de unidades automotoras, su competidor más cercano es Brasil, que ocupa el octavo lugar, con la producción de 2.8 millones de vehículos en 2018.

En cuanto hace a exportaciones, México, ocupa el cuarto en la lista que se actualiza anualmente, según la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos Motorizados (OICA, por sus siglas en ingles).

México cuenta con once empresas ensambladoras automotrices (Nissan, General Motors, Volkswagen, Toyota, Kia Motors, Honda, Fiat Chrysler, Ford, BMW, Audi y Mazda), de estas derivan miles de proveedores desde un tornillo, accesorios hasta motores de las unidades, que en los últimos años se han instalado en México para suministrar al mercado más grande del mundo, Norteamérica, y así poder enviar a Europa, Latinoamérica, Asia y África.

Existen marcas que han señalado cambios en sus líneas de producción como Nissan y Mazda, otras que tras un decremento en la demanda de los modelos han tenido que hacer arreglos. Incluso, Honda indicó abiertamente, que cerrará un turno por la baja demanda que está teniendo. Mientras que otras dos marcas tuvieron un periodo vacacional en agosto, así lo señaló Eduardo Solís Sánchez, presidente de la AMIA.

Empleo en este sector a la baja

Esta industria representa grandes oportunidades de atracción y desarrollo de talento, debido a que las empresas de proveeduría, plantas de manufactura, centros de distribución, inversionistas distribuidores entre otros, participan en una gran cadena de valor que genera una importante derrama económica e innovación constante. Se estima que, al cierre de 2018, entre empleos directos e indirectos, dicho sector albergaba a casi 2 millones de personas entre los que se encuentran ingenieros, licenciados y técnicos.

Empero, según registros de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera realizada por el INEGI, el empleo manufacturero se debilitó durante el primer semestre del año, con un crecimiento de 1.7 por ciento, lo que se convierte en un menor ritmo de crecimiento para un periodo similar desde 2009, mismo año en que la crisis económica impactó a diversas industrias tanto nacionales como internacionales. Tan solo en los últimos doce meses se han perdido 250 empleos en el sector automotriz de Puebla, lugar donde se encuentran ensambladoras como Volkswagen y Fiat Chrysler.

La industria automotriz es de vital importancia en la economía mexicana y los problemas a los que se enfrenta ahora como la disminución en exportación y ensamblaje se debe al endeudamiento y baja capacidad de compra por parte de los consumidores de menores ingresos, junto a esto la desconfianza por parte de potenciales empresarios ante la perspectiva de inseguridad económica y política que vive el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here