Gerry Padilla 

Los Titanes de Tennessee regresaron a la actividad después de que se dieran casos positivos de coronavirus en su organización la escuadra de Mike Vrabel no jugaba desde la semana 4, cuando la NFL decidió posponer el partido que se jugaría el domingo 4 de octubre contra los Acereros de Pittsburgh, así que el equipo de los Titanes abrieron la semana con un juego atípico el día martes al enfrentarse a los Buffalo Bills, el cual resultó con un marcador a favor para los de Nashville con una aplastante 42-16 y quitarle lo invicto a los Bills que al momento se encuentran como líderes de la división este de la americana a pesar de la derrota. 

El jugador referente de los Titanes, Derrick Henry tuvo un juego discreto con 57 yardas por tierra en 19 ocasiones que corrió el balón y una anotación para promediar 3 yardas por acarreo, quien tuvo un partido notable fue el quarteback Ryan Tannehill, lanzó tres pases a las diagonales, 195 yardas por aire y 21 pases completos de 28 intentos, la ofensiva de Tennessee obtuvo 334 yardas totales de las cuales fueron 195 por aire y 139 por tierra, pero su defensiva se llevó los elogios, ya que interceptaron en dos veces a Josh Allen, mariscal de campo de Buffalo, y forzaron un balón suelto, para que así sigan invictos con 4 victorias consecutivas y se posicionan a la cabeza de la división sur de la americana. 

En el juego de “Monday Night Football” los Vaqueros de Dallas, que la semana pasada perdieran a su quarteback estrella, Dak Prescott a causa de una terrible lesión que le costará perderse toda acción de este año, recibieron a unos Cardenales de Arizona que buscan ascender en su complicada división. El conjunto de la estrella solitaria sigue con aspiraciones de postemporada aun así de encontrarse en la peor división de la NFL, algo que no sucedía por mucho tiempo en la liga, y en especial en la división este de la Nacional, la única división de la NFL que los cuatro equipos han ganado super tazones, 13 trofeos “Vince Lombardi” en total por equipo. 

La defensa de Dallas, ha sufrido desde que comenzó la temporada 2020, ya que en el primer partido perdió a su Linebacker Leighton Vander Esch, por una lesión en la clavícula, y es una de las peores defensas de la liga promediando 38.5 puntos permitidos por partido ubicándose en la posición 30 de la Liga, por su parte la ofensiva ha levantado las manos, se ubica entre la primeras diez por pase, el novato Ceedee Lamb promedia 23.5 yardas por aire cada vez que atrapa el balón y el regreso de Andy Dalton, quien fuera el mariscal de campo estrella y primera selección de los Bengalíes de Cinncinatti, regresa a casa y a Texas ya que fuera jugador de la Universidad Cristiana de Texas, para un futuro y regreso prometedor para los Cowboys que pelearán fuerte el resto de la campaña para quedarse como líderes de su división y recibir un partido en casa para la ronda comodín de los playoffs.