Moisés Sánchez Limón

La película que corrió el pasado fin de semana en la bancada senatorial de Morena bien podría titularse “Lo que el viento no se llevó” o “Polvos de aquellos lodos”.

Pero, como por ahí se observa la mano de Su Alteza Serenísima Andrés Manuel I, le cae como anillo al dedo el título “Martí Batres, la revancha”. ¿A poco no?

Porque, mire usted, las tres cuartillas que registran 30 firmas de senadores y senadoras presuntamente no afines a Ricardo Monreal Ávila, convocantes a una reunión la tarde del próximo viernes de esta semana, previa a la reunión plenaria de la fracción parlamentaria morenista, tienen nombre y apellidos de aquellos que, en 2019, apoyaron la pretendida reelección de Martí Batres Guadarrama en la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República.

Aquella fue una declarada pelea callejera de Martí Batres contra Ricardo Monreal, quien con civilidad y argumentos legales defendió la igualdad de género en la presidencia senatorial contra los apetitos reeleccionistas del hoy secretario de Gobierno de la Ciudad de México. La

tabasqueña Mónica Fernández Balboa fue elegida presidenta del Senado.

¿Y qué cree? La de la senadora Fernández Balboa es una de las 30 firmas de esta convocatoria a la reunión que se significa por dos pretextos de suyo mezquinos y desleales.

Bueno, bueno, me comentan que cuando ya había caldo en las fondas, al amanecer del inicio de semana en el frío Valle de México más de tres de los y las firmantes habían reflexionado frente a la barbaridad de regatear apoyo a José Manuel del Río Virgen, caído en desgracia, pero en vías de obtener su libertad, y de haber participado en un burdamente maquillado intento golpista contra Ricardo Monreal Ávila.

¿Le midieron el agua a los camotes? Porque, quizá usted recordará que la senadora Antares Guadalupe Vázquez Alatorre y el senador César Cravioto Romero, negaron hace un par de semanas que hubiese intento alguno para defenestrar a Ricardo Monreal de la coordinación de la bancada. La guanajuatense sí dijo lo que dijo, pero… Ella y Cravioto hablaron de unidad en la bancada y dejaron abierta la discusión relativa a la comisión especial del caso Veracruz.

El caso es que, con fecha domingo 23 de enero circularon tres cuartillas con 30 firmas de igual número de senadores y senadoras que sustentan la convocatoria en esos “asuntos de interés común; entre otros el tema de la comisión sobre Veracruz”.

¿Hay orden presidencial de defender al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García? ¡Claro! Y César Cravioto dio la pauta.

“Por supuesto el tema de Veracruz, muchos senadores del grupo parlamentario no estamos de acuerdo en esta comisión, que en nuestro punto de vista se conformó fuera de la normatividad del Senado y que si se quiere llevar al pleno habrá ahí sí una posición de no respaldar esta intentona de golpear al gobierno del estado de Veracruz, es un tema muy importante porque evidentemente sí hay bastante molestia de muchos senadores de cómo se ha llevado este asunto contra el gobernador Cuitláhuac García… Si se lleva al pleno, seguro (que habrá división)”, dijo Cravioto.

¿Alguna duda de cómo hay una pueril maniobra para golpear a Ricardo Monreal y tumbarlo de la coordinación?

El senador chiapaneco y ex presidente del Senado, Eduardo Ramírez Aguilar considera que cada quien tiene su versión de lo que ocurre en la bancada morenista. Pero, cuando el animalito tiene plumas de ganso, patas de ganso, pico de ganso… es un canijo ganso. La máxima alude al pato, pero la moda es la moda. En fin.

El caso es que el licenciado y senador Cravioto es el suplente del licenciado Martí Batres Guadarrama y sin duda con la instrucción de hacerse del control y representación de la bancada de Morena, de la que se desempeña como dizque vocero. Así, quiso arrancar el año sacando chispas y desplegó la tarea, primero a nivel de chisme y luego con una convocatoria de firmantes, tendente a moverle el tapete a Ricardo Monreal y tumbarlo de la coordinación.

¿Podrá junto con la ínclita doctora Lupita Vázquez? Bueno, bueno…

El martes 20 de agosto de 2019, con aquel desencuentro provocado por Martí Batres, Ricardo Monreal dijo haber puesto, un día antes, sobre la mesa su renuncia a la coordinación de Morena, pero los senadores la rechazaron. Monreal tendió la mano a Batres, pero éste, soberbio, la rechazó e incluso acusó a Ricardo de ensuciar el proceso de elección de la nueva Mesa Directiva senatorial, porque buscaba la reelección y ésta no era procedente.

«Decidí en esta reunión plenaria poner en la mesa del grupo mi nombramiento. Es decir, presenté mi dimisión al cargo; estoy convencido de que en esta nueva etapa somos transitorios y que nunca nadie es indispensable. Nunca sería ningún obstáculo para la transformación propuesta. Ante notario público, los legisladores rechazaron mi renuncia y refrendaron su confianza para mantenerme al frente, lo que les agradezco y me honra», declaró en redes sociales aquel 20 de agosto.

Además, dijo, «no me voy a pronunciar por la división, no voy a profundizar en ello. El movimiento en el país será único en la historia de México». Y, amén de disculparse por el desencuentro con Batres, le ofreció su apoyo.

«A los ciudadanos y ciudadanas simpatizantes de Morena: con sinceridad y humildad, les ofrezco una disculpa porque estos acontecimientos no nos sitúan de manera correcta (…) No vamos a actuar contra ningún compañero o compañera ni a insultarlo (…) Le tendemos la mano al licenciado Martí Batres, a su equipo y a sus simpatizantes y seguidores. No vamos a acudir a la polarización», puntualizó Ricardo Monreal.

Pero Martí había fracasado en su pretensión reeleccionista. Y el lunes 19 de agosto había cortado cualquier posibilidad de reconciliación.

Y escribió en su cuenta de Twitter: «El senador @RicardoMonrealA ensució el proceso interno del Grupo Parlamentario de #Morena a lo largo de todas estas semanas y con una maniobra de último momento al dejar votar a legisladores que no eran de #Morena», escribió en su cuenta de Twitter.

«Durante meses el senador @RicardoMonrealA me persiguió y me combatió para sacarme de la Mesa Directiva. ¿Qué logró? Exhibirse como un político faccioso incapaz de encabezar un amplio movimiento. El riesgo es que regresemos a las épocas del cacicazgo y el poder de un sólo individuo».

Lo cierto es que a Martí sólo su grupo compacto, integrado por poco más de una docena de senadoras y senadores lo apoyaba. Y, en una primera votación, la mayoría se pronunció por la no reelección; Mónica Fernández Balboa fue elegida para presidir la Mesa Directiva del Senado para el año legislativo 2019-2020.

Así que llegó el momento del cobro de la factura. Aunque Martí ha calculado mal. Sin duda pulsó que Ricardo Monreal ya no está en el ánimo de Su Alteza Serenísima y, mediante Cravioto, enderezó el operativo para votar su permanencia en la coordinación. Además, el pretexto de defender al gobernador Cuitláhuac García, ni mandado a hacer.

¡Cómo se atreve Monreal a golpear, junto con Dante Delgado, al mejor gobernador que ha tenido Veracruz!

Así, con una treintena de senadores y senadoras lopezobradoristas convoca a una reunión que, de entrada, tiene la mezquina tarea de desconocer la comisión que no sólo defiende a Del Río Virgen sino a ciudadanos que están en prisión acusados de esa barbaridad de delito de “ultrajes a la autoridad”.

“No veo razones para polarizar posiciones ni tampoco para debatir estos temas en los medios de comunicación, cuando son decisiones internas que deben unificarnos, no dividirnos”, les respondió Ricardo Monreal.

Sí, señoras y señores, 30 senadores y senadoras identificadas con el grupo duro oficialista plegado a la línea de Andrés Manuel López Obrador, se asumen “leales al proyecto de la 4ª Transformación y al presidente Andrés Manuel López Obrador” y buscan dar golpe de coordinación, aunque son los menos porque hay quienes se desmarcaron.

Usted ya debe conocer la respuesta de Ricardo Monreal a esa convocatoria y argumentos de la treintena de legisladores que buscan defenestrarlo de la coordinación.

Pero, por si alguna duda quedaba entre los firmantes, les dejó clarito, clarito:

“Por cierto, todas y todos somos leales al presidente de la República, al Lic. Andrés Manuel López Obrador, y hemos actuado de conformidad con ello en las propuestas legislativas que nos ha encomendado. 

“Todas las reformas -constitucionales y legales-, así como acuerdos internacionales y nombramientos se han aprobado. No hay ninguna ley ni un solo nombramiento ni instrumento internacional que se haya detenido o esté pendiente entre aquellos que interesan a la República, por eso no puedo aceptar que pongan en duda la lealtad de todo el grupo para con el presidente de México.

“Éstos son momentos complejos, compañeras y compañeros, difíciles, que nos imponen perseverancia, unidad, humildad y serenidad.

“Deseo que todo se resuelva respetándonos y dialogando, y que la mayoría decida”. ¿Alguna duda, licenciado Cravioto, doctora Antares y et al? De pena ajena. Digo.

sanchezlimon@gmail.com   www.entresemana.mx   @msanchezlimon   @msanchezlimon1