• Jessica Blancas y sus flamantes termos 

Fragon 

El martes 28 de septiembre del 2021, la Junta de Gobierno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) aprobó revocar la licencia del Banco Accendo, con la que operaban como institución de banca múltiple. En ese momento, así lo confirmó el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio González 

En la reunión extraordinaria se expuso que una de las principales causas de la abolición fue la caída “acelerada” del Índice de Capital (ICAP) ocasionada por malas prácticas contables, lo que ponía en peligro los ahorros de los clientes. 

“Las malas prácticas están contrapuestas a las mejores prácticas que han caracterizado al financiero mexicano y en especial, al sistema bancario”, señaló Yorio González a través del periódico El Financiero.  

Al final del embrollo, fue inevitable la quiebra de esta institución financiera que dejó daños colaterales. En este lamentable escenario se vieron involucrados varios estados: Puebla, Hidalgo, Veracruz, Chihuahua y Ciudad de México. 

El gobierno de la CDMX fue ágil o tal vez alertado. Hasta el 19 de septiembre del 2021, mantuvo su inversión. Decidieron retirar un total de 171.4 millones de pesos en Accendo, exactamente, días previos a la revocación definitiva. 

Similar contexto sucedió con Chihuahua. Maru Campos, inició su mandato el 8 de septiembre y decidió retirar los recursos invertidos en Accendo que rondaban los 700 millones de pesos.  

Hidalgo, Puebla y Veracruz no aplicaron la misma estrategia por lo que sus inversiones están en el limbo del fraude. Las tres entidades están en su lista como cualquier otro acreedor de Accendo. Si bien les va –según los expertos- podrán recibir algo de la liquidación. 

La historia de Accendo comenzó en 2016, cuando el principal socio del entonces llamado banco Inverlat, Carlos Djemal, fue detenido en Estados Unidos por presunto lavado de dinero. La institución ya enfrentaba acusaciones por malos manejos financieros que hacían inviable su operación. 

En lo que concierne a Hidalgo, el escándalo no es menor. El gobierno de Omar Fayad invirtió: 807 millones 128 mil 783.80. Algunos diputados locales ya pidieron a la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación que se investigue al respecto. 

Además, los legisladores morenistas exigieron que comparezca la titular de la Secretaría de Finanzas estatal, Jessica Blancas Hidalgo, para que explique las irregularidades generadas en este tema. Aunque por ahí ya se oyó decir la clásica frase “no te preocupes Jessi…” Pues el “lavado de manos” radica en que fue la propia SHCP la que hizo los depósitos. 

¿LORD TERMOS? Por cierto, durante el sexenio que caduca, doña Delia Jessica Blancas se distinguió por ser la “secretaria de los termos”. En todo tipo de reuniones ostenta flamantes recipientes que, sin recato, exhibía en las mesas de trabajo. Incluso, nadie le cuidó estos “detalles” que afean su imagen pública como política y en sus mismas redes sociales se advierten en las gráficas todo tipo de termos. 

Desde su círculo cercano de Delia Jessica, refieren sus allegados, que la titular de Finanzas es muy exigente en este tema. Y para prevenir regaños, le preparan toda una colección de estos recipientes de la mejor calidad y textura, por lo que algunos ya la conocen por doña “lord termos”. ¡Bendita austeridad! (Continuará…)