Carlos Rivera

 En el ir y venir del quehacer periodístico uno tiene que trabajar de la mano con los jefes de prensa (los amos y señores de las marcas, figuras públicas, etc.) muchas veces hay una relación cordial entre reporteros y los jefes de prensa o relaciones públicas, pero en otras hay elitismo amiguismo, favoritismo.

Como ejemplo claro es Eme Media agencia de relaciones públicas de gastronomía y turismo la cual es muy elitista con los compañeros de la prensa, reporteros que experiencia y trayectoria son menospreciados por los RP dándole preferencia a los influencers que, por tener cifras elevadas de seguidores, cabe señalar que por tener seguidores no los hace expertos en el tema como lo es un reportero.

Un reportero te desintegra la noticia, la analiza y da lo mejor de ella para que este uno mejor informado, temas como la política son necesarios en el conocimiento y el análisis ya que los políticos en la mayoría de las ocasiones con su labia engañan para quedar en el poder, pero cada vez se ha ido viciando este medio ya no hay reporteros.

Al final ganan terrenos los influencers como lo es la fuente de presidencia que cada día que pasa pierde credibilidad tanto la fuente como quien la acredita, ejemplo claro Jesús Ramírez, otro más es el buen Martin Salvador quien lleva la prensa de la jefatura de gobierno de la CDMX

Quien, con tal de quedar bien con su patrona y sus cuates, en la presentación del nuevo metrobús eléctrico el buen terrateniente de la información seleccionó a sus cuates para que se subieran en una estación del mismo (Flores Magón línea 3) para que cuando llegaran a la terminal Buenavista sus cuates y el vieran como su patroncita llegaba a hacer el viaje inaugural del mismo, pero aclaro el no convocó a la prensa ya que el gobierno capitalino no invirtió dinero en este proyecto.

A los demás los dejó a la mano de dios de la información, el gobierno no convocó a dicha conferencia ya que no invirtió dinero, quien citó fue la agencia de relaciones públicas de ADO Movily y ellos ya tenían su plan de prensa, pero como la jefecita de gobierno quería su selfie en el nuevo metrobús, mando a su terrateniente a romper los planes originales todo para que su jefecita y sus cuates se subieran al metrobús.

Los demás medios que fueron convocados por la agencia que dios los bendiga, pero como decía mi abuela no todo lo bueno es bueno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here