Juan García Heredia

El coronavirus ya puso en jaque al 43 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) de México, al grado de que corren el peligro de cerrar definitivamente sus cortinas porque han disminuido sus ventas.

Lo anterior es según un sondeo de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la cual propuso siete medidas encaminadas a la subsistencia de las fuentes de empleo como parte de la campaña #NoNosDetieneElVirus, entre ellas la flexibilidad fiscal.

Tras exigir la solidaridad del gobierno federal, la agrupación presidida por Gustavo de Hoyos Walther dio a conocer los siguientes planteamientos para auxiliar a las MiPyMEs afectadas por la crisis del coronavirus o COVID-19:

«Acelerar devolución de IVA y restaurar la compensación universal, al menos para el 2020. Así las empresas podrán cancelar sus pagos pendientes de ISR con saldos a favor por IVA»

 «Diferir las Contribuciones a la Seguridad Social; se propone diferir, no condicionar, el pago del 100 por ciento de las contribuciones; lo que va encaminada a mantener intacta la capacidad productiva de las empresas.

«Ampliar y agilizar la disponibilidad de la financiación y de créditos por parte de Nafinsa o Bancomext.

«Que los pagos provisionales mensuales sean con base en la utilidad de 2020 exclusivamente, sin tomar en cuenta el coeficiente de 2019. Así los pagos serán más cercanos a la realidad que se vive a raíz de COVID-19.

«Mayor cantidad de efectivo en los hogares y menos en la devolución de impuestos. Así las y los mexicanos contarán con mayor dinero disponible para consumir en cualquier establecimiento. El método para hacerlo sería a través de la deducción familiar adicional por única ocasión para incentivar el consumo para que las personas físicas puedan incluir por única ocasión una deducción personal adicional en la declaración anual de 2019, equivalente al ingreso corriente total promedio mensual por hogar de 2018 (16 mil 536 pesos).

«Diferimiento Optativo de las Declaraciones Anuales de Personas Físicas hasta el 31 de julio de 2020, como un alivio temporal y las personas que deban pagar impuestos, cuenten ese dinero en sus bolsillos.

«Finalmente, para poder pagar los salarios a las y los trabajadores de México Coparmex durante el mes de abril propone al Gobierno Federal un Acuerdo solidario entre trabajadores, gobierno y patrones. La propuesta gira entorno a establecer un salario solidario que consiste en un salario menor o igual al salario con el que cuenta cada trabajador. Se compone de una contribución de los tres actores involucrados con el fin de evitar despidos y cierres definitivos de empresas ante la incapacidad real de pagar la nómina completa», señala la agrupación.