Emmanuel se siente bendecido porque durante la pandemia ha podido sortear las tempestades desde casa, acompañado de su familia. Las visitas en Navidad de sus hijos Giovanna y Alexander lo alegran y también le permiten gozar de las sonrisas de sus siete nietos.

El cantante reconoce no todo ha sido fácil, pero ha podido enfrentar la situación manteniendo la esperanza de que todo mejorará.

Desde abril, comenzó a presentar sus shows de forma virtual, cuando los espectáculos presenciales se detuvieron.

Ahora tiene fe en que pronto pueda volver al escenario y disfrutar nuevamente a su público presente, pero quiere ser paciente.

“He estado en mi casa tratando de pasar esto de una manera positiva y con esperanza, no he sentido desesperanza. He sentido el dolor de México y el coraje ante esto, pero he tratado de tener mucha fe e ilusión de que las cosas pasan y que vendrá otra vez la vida a sacarnos adelante y que las tormentas se van y dan paso a un cielo azul”, dijo en entrevista.