La Agencia Europea del Medicamento (EMA) comenzó este lunes a evaluar el uso del fármaco antiinflamatorio tocilizumab (RoActemra) -usado para tratar artritis reumatoide- en adultos hospitalizados de gravedad con COVID-19 y que ya están siendo tratados con corticosteroides y oxígeno adicional.

El regulador analizará la extensión del uso de este medicamento a los pacientes adultos hospitalizados con COVID-19 grave “debido a su capacidad para bloquear la acción de la interleucina-6, una sustancia producida por el sistema inmunológico del cuerpo en respuesta a la inflamación, lo que juega un papel importante” en la enfermedad causada por el SARS-CoV-2.

El comité de medicamentos humanos (CHMP) de la EMA llevará a cabo una “evaluación acelerada” de los datos presentados por el desarrollador para respaldar su solicitud de ampliar el uso de este fármaco en la Unión Europea (UE), lo que incluye los resultados de cuatro grandes estudios autorizados en pacientes hospitalizados con covid-19 en estado de gravedad.

El CHMP calcula poder terminar su evaluación de este medicamento a mediados del próximo octubre, a no ser que necesite información adicional por parte de la farmacéutica.

Las conclusiones que alcance este comité, junto con cualquier otra condición adicional para la posible extensión, se enviarán entonces a la Comisión Europea, que es quien tiene la última palabra a la hora de emitir una decisión final legalmente vinculante y aplicable en todos los Estados miembros de la UE.