• Roberto Robles Garnica, Senador por el estado de Michoacán, con tamaños viriles, no se dejó apantallar por las vivas y aplausos que se dirigían a Carlos Salinas de Gortari, por su flamante propuesta del “Tratado de Libre Comercio”
  • “Deseo subrayar que desde que empezaron las negociaciones del Tratado, el país fue invadido de mercancías extranjeras con pérdida de empleos mexicanos, con cierre de empresas nacionales y con aumentos de empleo en Estados Unidos”. Esta fue y es una realidad: una realidad adversa a México

Blas A. Buendía / filtrodedatospoliticos@gmail.com

Reportero Free Lance

La Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C. rememoró una de las históricas páginas que se hayan vivido en el vaivén del Poder Legislativo mexicano, en la víspera del Tratado de Libre Comercio, suscrito entre México, Estados Unidos y Canadá, hace más de 35 años, sus repercusiones y sus altos peligros antisociales.

El abogado penalista Alberto Woolrich Ortiz, presidente de esta prestigiada corporación académica, hizo hincapié que fue desde la Cámara de Senadores, ante un grupo de políticos serviles, que se alzó una voz muy viril en tono de protesta, la cual hizo temblar de coraje al Presidente de la República de ese entonces, quien designó, para desgracia de la Nación, al narco-procurador más importante en la Historia Jurídica Patria.

Cuenta la historia que Roberto Robles Garnica, Senador por el Estado de Michoacán, con tamaños viriles, no se dejó apantallar por las vivas y aplausos que se dirigían a Carlos Salinas de Gortari, por  su flamante propuesta del Tratado de Libre Comercio, sostuvo con fuerza: “Que debe de rechazarse totalmente por inaceptable”, con voz de trueno expuso “porque el Tratado concierne a todos y todos los mexicanos tienen derecho a dar su opinión sobre él, en donde y a la hora que mejor les parezca”.

En aquellas épocas y al dar inicio al fenómeno de la narco-política el sostener en momentos como ese un punto de vista como el referido, produjo escalofrío.

Roberto Robles Garnica cometió el pecado mortal de ser el primero en disentir y opinar en relación a ese Tratado, que resultó ser ni más ni menos obra de Carlitos, como a él se refería el narco-procurador.

En ese entonces el Senador por el estado de Michoacán sostuvo una verdad que años después se convierte de mucha actualidad, al afirmar: “El salario mexicano es para sostener una vida digna y si actualmente los salarios mínimos son salarios de hambre, es porque ello forma parte de la política económica oficial”.

Quienes recuerdan la intervención de Robles Garnica, comentan que desde su sitial, dicho hombre de bien, se atrevió a formular una pertinente aseveración: “Deseo subrayar que desde que empezaron las negociaciones del Tratado, el país fue invadido de mercancías extranjeras con pérdida de empleos mexicanos, con cierre de empresas nacionales y con aumentos de empleo en Estados Unidos”. Esta fue y es una realidad: una realidad adversa a México.

También sostuvo en aquella histórica intervención: “Los países más desarrollados son los más depredadores de la naturaleza”.

Esto dijo y lo dijo bien un michoacano, diferente a un veracruzano que en su carácter de Procurador General de la República, ya le andaba por que sus amigos personales recibieran los cargamentos de droga en Tlalixcoyan, Veracruz, para con ello dar inicio a una parte muy oscura del Tratado de Libre Comercio.

En aquella comparecencia Don Roberto Robles Garnica, simplemente expresó la verdad y muy bien externada.

Apunta el abogado Woolrich: “Quien esto escribe en el hoy se pone de pie y aplaude a Robles por haber sostenido verdades que aunque ofendieron a Carlitos y a su narco-procurador, tuvieron y tienen hoy la simpatía de un pueblo que ansía tener ya, diputados y senadores que sustenten su opinión sin consultar los vientos que se originan en las mañanas en Palacio Nacional, que sigan el ejemplo de aquél Senador michoacano que tuvo el valor y la dignidad de hablar como varón”.

QUI TACET CONSENTIRE VIDETUR (“El que calla pudiendo y debiendo hablar parece consentir”)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here