Para el pionero de la música ambient, la época moderna comenzó con la célebre tragedia marítima y hoy recordamos The Ship (2016), en el que reflexiona sobre estos sucesos

“Wave after wave/after wave/after wave/after…

Brian Eno/The Ship

Jesús Serrano Aldape

Su primera intervención vocal se da por allá del minuto 5:53, y en la maraña de sonidos que se van desenvolviendo como aurora borealis parece escucharse una reverberación de Moss Garden, el track entrañable compuesto con David Bowie para Heroes (1977), a manera de último homenaje juntos, quizá.

Los sonidos, como ecos atrapados en la estructura oxidada del barco, se deslizan por nuestra espina dorsal y podemos elucubrar por medio de una extraña asociación mental la reverberación de los silbatos que indican la partida del puerto. El viaje de 20 minutos que hilará la reflexión del Titanic con el estallido de la guerra, hasta el final en que Eno decide que sí quiere cantar, y eso mismo es un gesto de optimismo tras un álbum lleno de densidades.

Entretanto, el Titanic se hunde. La simple presencia de un bloque de hielo terminó con el sueño y lo que conocemos como sociedad moderna comenzó…

Por Brian Eno (Suffolk, Inglaterra, 1948) sabemos que The Ship no es otro que el Titanic, representación del poderío tecnológico del hombre que busca dominar la naturaleza. El buque que, aseguraban, no podía hundirse y que, sin embargo, se hundió irremediablemente en su primer viaje.

The Ship (Warp Records, 2016).

Según explicó el propio Eno en la presentación de The Ship (2016), el cúmulo de instalaciones sonoras que están creadas para apreciarse mejor por medio de múltiples canales de audio, la obra entera, en la que por primera vez combina las voces con sus paisajes ambientales, está basada en la Primera Guerra Mundial.

Nada ha afectado para el británico de su edad (hoy 71 años), su propio devenir, como el inicio de la Gran Guerra (en realidad la Primera y la Segunda es un gran conflicto con una pausa de calma chicha entre ellas), y para Eno, todo tiene que ver con el hundimiento del Titanic, un acontecimiento que terminó por desencadenar, como caída de naipes, la sociedad que hoy tenemos.

Eno explora por medios sonoros ese fenómeno de caja negra, que almacena dentro de sí las grabaciones en los aviones. Es lo que hace falta para entender The Ship, como una nave que atraviesa las ondas hertzianas con el propósito de que quede constancia de su paso por el espacio y el tiempo.

Es lo que Eno hace reflexionar en The Ship; es la humanidad entera la que queda registrada, con todo su ruido blanco, con sus voces mecanizadas. Una muestra grabada para las posteridades, atrapada en una bóveda para que otras civilizaciones de lejanas galaxias tengan un indicio de qué fuimos, mientras el tiempo sigue.

Ola tras ola, tras ola, tras ola, tras ola…

Escucha aquí The Ship de Brian Eno:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here