Las fallas están ahí, son evidentes desde hace muchos años y los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto fueron omisos, indolentes o simplemente no les interesó la seguridad de activistas y periodistas, muchos han caído en el cumplimiento de su deber y no pasa nada.

Por ello ahora que la Presidencia de la República la encabeza Andrés Manuel López Obrador, y ofrece un cambio de modelo económico, político y social, es indispensable recordarle que es una obligación CONSTITUCIONAL ofrecer seguridad a todos los mexicanos, más en estos dos rubros tan vulnerados por tantos y tantos años.

Esto debe ser sin miramientos, se debe de dejar de calificar como “prensa fifi”, o por lo menos que les ponga nombre y apellido para particularizar sus enfrentamientos, porque hay muchos trabajadores que solo cumplen con eso, con su trabajo y se les mide con la misma vara.

Actualmente hay 780 personas bajo el mecanismo de protección: 292 periodistas  y 498 defensores de derechos humanos. Es importante reconocer las omisiones de los gobiernos pasados, inclusive hasta pedir perdón. Pero lo que verdaderamente urge es que se den resultados, ni un muerto más.

Las administraciones pasadas ya se fueron con la deuda y hoy corresponde a Andrés Manuel López Obrador y su equipo garantizar la seguridad para todos.

Nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here