La dueña del avión pequeño en el que se estrelló el futbolista argentino Emiliano Sala había pedido que David Ibbotson, el piloto del viaje, no pilotara más la aeronave, debido a las infracciones aéreas que había cometido.

Fay Keely, dueña de la avioneta, participó este miércoles en el juicio a David Henderson, que se declaró culpable de organizar el vuelo de Sala sin tener los permisos necesarios, pero que negó los cargos de haber actuado de forma negligente y haber puesto en peligro la avioneta.

Según el testimonio de Keely, esta le dijo a Henderson que el piloto David Ibbotson no debería pilotar el avión pequeño porque había sido alertada de dos infracciones por las autoridades aéreas británicas .

“Dejé claro que no debería volar la aeronave”, dijo a un jurado en Cardiff. Henderson es acusado de saber que Ibbotson no estaba cualificado y aun así dar luz verde a que realizara el trayecto Nantes-Cardiff la noche del 21 de enero de 2019, con las malas condiciones metereológicas que había en el Canal de la Mancha y que terminaron derribando la avioneta y con las vidas de Sala y de Ibbotson.

Según Keely, ella compró la avioneta, bajo consejo de Henderson en 2015, y él se quedó a cargo del mantenimiento de las labores de contratación de la aeronave, así como de elegir los pilotos competentes para los viajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here